Suscríbete a nuestro boletín
Estudios demuestran que el “manejo forestal comunitario” es la mejor herramienta para reducir la deforestación

Este análisis demuestra que en la península de Yucatán el manejo forestal comunitario asegura la protección del bosque, sin prohibir el aprovechamiento de recursos.

AUTOR: Gerardo Suarez|01/11/2017

La deforestación es un proceso que ha sido estudiado desde muy diversas perspectivas y por lo general se concluye que es resultado de un conjunto  grande de factores. El cambio de usos de suelo y el avance en la utilización de la tierra para diversos fines, como la agricultura, la ganadería o la minería han sido todo un reto frente al interés por preservar los valores de las áreas boscosas. Sin embargo en los últimos 30 años se han logrado generar aprendizajes y estrategias que han demostrado ser útiles para reducir y frenar los procesos de deforestación.  

En este sentido, es muy importante administrar el uso de los bosques, y así procurar preservar la existencia de este ecosistema y las invaluables especies que alberga y servicios ambientales.

Ante este panorama y en el marco de las regiones campesinas, el manejo forestal comunitario es definitivamente la forma más eficiente de combinar el aprovechamiento económico de los recursos naturales –la sustentabilidad–, y la conservación de los bosques, pues se trata de actividades productivas que toman como referencia el cuidado de la biodiversidad. 

El caso de Quintana Roo

 

Son múltiples los ejemplos que demuestran empíricamente que, entre mayor desarrollo de los esquemas de manejo forestal comunitario, menor es la deforestación. Un estudio recientede Edward Ellis identifica las principales causas de deforestación, las políticas y los fenómenos que producen deforestación en Quintana Roo, México.

El estudio Procesos de deforestación en el Estado de Quintana Roo, México: el papel del uso de la tierra y la silvicultura comunitaria, pretende determinar cuál es la mejor estrategia para los bosques de esta región de México, y utiliza un muestreo aleatorio de algunos puntos de deforestación en el estado.

La investigación señala las distintas estrategias de manejo de la tierra que se encuentran directamente ligadas con causas centrales de deforestación. Y determina algunas de las más remarcadas, que generalmente causan deforestación sin tener mayor cuidado en cómo abordar el problema. Estas son la agricultura mecanizada, el cultivo de caña de azúcar, el monocultivo de maíz, la ganadería, los desarrollos urbanos, especialmente para turismo y los incendios. La causa principal son los incendios, seguida de la agricultura mecanizada, los monocultivos y la ganadería. Siguiendo el documento, el problema, en sí, es que este tipo de prácticas agrícolas no son sustentables, no sólo porque deforestan, también porque los monocultivos dañan las tierras. Por otro lado, el turismo no ecológico es la tercer causa más grave de deforestación.

 

deforestacion-yucatan-manejo-forestal-comunitario
En el mapa se observa la distribución territorial de las principales causas de deforestación.
 

El estudio también indica que, en los ejidos en donde no se practica el manejo forestal comunitario, la deforestación tiene un porcentaje alto y en los que sí es muy bajo. Esto demuestra que la apropiada administración de las tierras por parte de las comunidades es la forma más efectiva de proteger el bosque. 

 

deforestacion-yucatan-manejo-forestal-comunitario

Los ejidos del tipo 4 según la clasificación de CONAFOR (verde oscuro), en donde se practica el manejo forestal comunitario, son los más amplios y los que proporcionalmente deforestan menos. Al correlatar este mapa con el de las causas de deforestación, notamos que las actividades que ocasionan las más graves consecuencias no se practican en estos territorios.

 

Apoyar al ejido es la solución

 

En última instancia, lo que el estudio nos confirma es que en Quintana Roo (y en muchos otros bosques y selvas a lo largo del país) tenemos que apostar por el manejo comunitario de los bosques, antes de que terminemos por sepultarlos. Debemos apoyar que las comunidades administren sus tierras, de lo contrario, la deforestación continuará elevando sus cifras. 

El manejo comunitario de bosques es un proceso complejo, pues demanda la construcción de mecanismos de gobernanza, soporte técnico para realizar actividades económicas sostenibles, regulaciones estrictas del gobierno y  estrechas redes de confianza y transparencia.

Los ejidos no son la causa de deforestación y hay que reforzar sus capacidades para realizar actividades productivas. De igual manera, las causas centrales de deforestación que habitan en regiones como la península, pueden mitigarse; de entrada, apoyando al campo a través de la milpa, evitando a toda costa los monocultivos; los subsidios otorgados para la agricultura comercial serían más efectivos en función de la silvicultura comunitaria y otras actividades como la apicultura y el ecoturismo y finalmente, mediante redes de comunicación y trabajo comunitario, se podrían proteger y restaurar bosques, especialmente ante los incendios.

El manejo comunitario forestal se traduce en bienestar integral, y eso es lo que toda política social, cultural, económica y ecológica debería promover, antes que nada.

 

*Imágenes: 1) Consuelo Pagaza / Eugenio Fernández Vázquez
*Referencia: *”Deforestation Processes in the State of Quintana Roo, Mexico: The Role of Land Use and Community Forestry”, Edward Alan Ellis et al., Tropical Conservation Science, Año 2017. estudio reciente
También te puede interesar