Autor/Autores: Reyes González, Juan Antonio / Gómez Barrón Sierra, José Pablo / Osaland Muis, René / Zavala Gómez del Campo, Rafael / Ríos Sais, Gerardo Antonio / Villalobos Cavazos, Oswaldo
Tipo de acervo:
Año:
Idiomas:
Lugar:
País:
Editorial: , ,
Categorías: ,

» DESCARGAR AQUÍ



Sinopsis:

México tiene una superficie cercana a los dos millones de kilómetros cuadrados y se ubica entre los 15 países más grandes del mundo.
Este gran territorio está asociado a un mosaico de ecosistemas, tipos de vegetación, agroecosistemas, variedades agrícolas, especies y rasgos culturales, que lo posicionan como un país megadiverso. Al mismo tiempo, México tiene un rasgo muy particular: más de la mitad de su superficie está distribuida entre más de 30,000 ejidos y comunidades, 77% de los cuales tienen superficies menores a 3,000 hectáreas.
De acuerdo con lo anterior, la unidad espacial básica para la toma de decisiones sobre el uso del suelo, así como las actividades productivas y el manejo de los recursos naturales, se relacionan con la organización entre los ejidatarios o comuneros y la gente que habita o trabaja en los núcleos agrarios (NA). Visto así, y desde una óptica de gestión “de abajo hacia arriba”, las estrategias nacionales de producción agrícola, manejo forestal, conservación y servicios ambientales, entre otras, deben incluir a estas unidades pequeñas que conforman el mosaico del territorio nacional, junto con parcelas, agostaderos, zonas forestales, áreas turísticas y centros de población.
Con respecto al valor de la tenencia de la tierra, el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, ratificó unas directrices con carácter de voluntarias que reconocen “la centralidad de la tierra para el desarrollo, mediante la promoción de derechos seguros de tenencia y del acceso equitativo a la tierra, a la pesca y a los bosques” y, en contraste, señala que la inseguridad en los derechos de tenencia se traducen en “un aumento de la vulnerabilidad, el hambre y la pobreza, y pueden conducir a conflictos y a la degradación ambiental cuando los usuarios en competencia luchan por asegurarse el control de estos recursos”1. De esta forma, siendo el Registro Agrario Nacional (RAN) responsable de brindar la seguridad jurídica en la tenencia de la tierra de los ejidos y comunidades, su participación en temas ambientales, de desarrollo sustentable, seguridad alimentaria y forestal, entre otros, es fundamental.
Por lo antes mencionado, en el presente Atlas se da cuenta de algunos elementos de localización, dimensiones y rasgos socioeconómicos de los núcleos agrarios del país. Se hace énfasis en la distribución de los tipos de vegetación boscosa, selvática y matorrales, mediante dos criterios: una superficie mínima de 200 ha y por lo menos 50% de la superficie del núcleo con esos tipos de vegetación. Con estos criterios se ubicó a los ejidos y comunidades forestales del país.
Por la alta correlación entre la propiedad social y la distribución de los recursos naturales en el país, el equipo técnico RAN-IICA desarrolló un índice para identificar las zonas prioritarias en materia de servicios ambientales en la propiedad social, que integra criterios tales como: riesgo de deforestación, densidad de carbono, prioridad de conservación (terrestre y dulceacuícola) y reservas de agua; junto con aspectos de organización del núcleo agrario, como por ejemplo: presencia de reglamento interno y representantes vigentes. A partir de ese índice se calculó el potencial relativo de servicios ambientales, y se generaron un mapa nacional y ocho regionales que permiten ubicar a ejidos y comunidades por zonas prioritarias. Además de los mapas —que por sí solos brindan información relevante— el Atlas presenta, en formato de tablas y figuras, datos útiles para el desarrollo de iniciativas, documentos o proyectos regionales o estatales.
Lo anterior se consideró esencial en la elaboración del Atlas, debido a que no existen documentos en los que se pueda hallar información tan detallada y actualizada sobre los núcleos agrarios en combinación con temas como lo forestal y el Potencial de servicios ambientales. Además, la estructura del Atlas por regiones permite ubicar rápidamente la información, al mismo tiempo que los datos se desglosan por entidad federativa.
Este documento concluye una etapa del primer Convenio de Cooperación Técnica entre el RAN y el IICA, orientada a documentar la relevancia de la propiedad social en un tema ambiental emergente: la provisión de servicios ambientales.
La valía de este concepto radica en que puede derivar en alternativas de ingreso para los sujetos con derechos agrarios, y en que al mismo tiempo que preserva o aumenta el capital natural del país, disminuye ciertos riesgos relacionados con los incendios forestales, la extinción de especies, las inundaciones o la sequía. De esta forma, se pretende que el Atlas de propiedad social y servicios ambientales en México sea una fuente de información básica para referirse a la importancia de la propiedad social, que representa más de la mitad del país.
Ing. Juan Manuel Emilio Cedrún Vázquez
Director en Jefe del Registro Agrario Nacional

 

Autores:  Reyes González, Juan Antonio / Gómez Barrón Sierra, José Pablo /  Osaland Muis, René / Zavala Gómez del Campo, Rafael /  Ríos Sais, Gerardo Antonio / Villalobos Cavazos, Oswaldo