manejo forestal comunitario
 

Además de ser uno de los cinco países más megadiversos del mundo, México presume una cualidad muy especial, su diversidad beta. Esto indica la existencia de ecosistemas contiguos que registran una variación significativa de especies en constante movilidad.

Lo anterior, además de reafirmar la compleja y privilegiada riqueza natural del país, en materia de conservación se traduce en un reto particularmente complejo que requiere impulsar estrategias de conservación desde diversos ángulos. Por un lado, México cuenta con el Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas, que incluye a 78 áreas que juegan un importante papel en la protección de esta biodiversidad. Por el otro, nuestro país registra una larga historia de avances en el sector forestal gracias al manejo comunitario en bosques y selvas. Este modelo ha permitido generar ingresos a millones de mexicanos que han hecho sustentables sus tierras y recursos naturales, al mismo tiempo que contempla importantes esfuerzos de conservación.

 

Manejo comunitario como agente de conservación 

conservacion-biodiversidad-manejo-forestal-sustentable

Buena parte de los bosques, y por ende de la biodiversidad mexicana, ocupan territorios que son de propiedad común, es decir, por decreto constitucional pertenecen a comunidades y ejidos.

Desde hace unas décadas, surgió un sector de Empresas Forestales Comunitarias (EFC) que, además de inaugurar un modelo de economía local y generación de empleos para sus habitantes, ha resultado una de las vías más eficaces para garantizar la conservación de estas tierras.

Las comunidades involucradas en este modelo han demostrado comprensión integral de que sus bosques son un patrimonio a largo plazo sobre el cual les corresponde, antes que explotar, conservar y regenerar. Y el hecho de que ellos mejor que nadie conocen las particularidades del terreno forestal, implica que sean capaces de desarrollar inmejorables estrategias de conservación y resguardo.

Entre las más de dos mil comunidades que hoy se involucran directamente en el aprovechamiento y cuidado de sus bosques, encontramos numerosos historias que arrojan evidencia sobre la relación entre manejo comunitario y conservación. Es el caso del ejido de Nuevo Bécal, en el municipio de Calakmul, Campeche, el cual se convirtió en la primera comunidad del estado con certificación forestal FSC, instrumento que garantiza la sustentabilidad en sus procesos de manejo del bosque. Los pueblos Mancomunados en la Sierra Norte de Oaxaca –el caso más popular de manejo ejemplar del ecosistema–, donde se ha demostrado que la cobertura de vegetación nativa en dichas áreas aumentó, (es decir se registró una importante regeneración) y las tasas de  cambio uso de suelo disminuyeron –Esta evaluación esta descrita a profundidad en el décimo capítulo de Los bosque comunitarios de México; manejo sustentable de paisajes forestales.

 

¿Qué sigue?

manejo-forestal-conservacion-biodiversidad

Respondiendo a la urgencia por encontrar o diseñar modelos que aseguren la conservación de la biodiversidad en el planeta, en diciembre de 2016 se llevó a cabo, en Cancún, México, la COP 13, donde los compromisos del Convenio de Diversidad Biológica se hacen más pronunciables. Aquí, 196 países discutieron diversas alternativas, entre las cuales el manejo forestal comunitario ocupó un rol fundamental para garantizar las metas climáticas. Diversas organizaciones, entre ellas el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible, instaron en que las políticas forestales debieran apostar, de manera decidida, por el manejo forestal comunitario como un recurso clave para enfrentar los retos que en materia de conservación de biodiversidad y desarrollo rural tenemos por delante.

Si bien se han acumulado ya numerosas evidencias a favor del manejo comunitario de bosques como herramienta de conservación  –sin dejar de lado los beneficios sociales, culturales y económicos que conlleva–, hoy sigue siendo fundamental promover este modelo desde los marcos legales, respetando los  derechos de las comunidades sobre la tierra y sus recursos.

 

*Fotografías: 1)  Rainforest Alliance; 2) Ollivier Girard/ CIFOR; 3) Creative Commons