ACERVO

Publicaciones: Vulbens

Arborvitae: Boletín informativo del programa de conservación de Bosques de la UICN. No. 40

Tipo de acervo:
Año:
Idiomas:
Lugar:
País:
Editorial:
Categorías:

» DESCARGAR AQUÍ



Sinopsis:

Las cosas se están calentando en la cuenta atrás para la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), a celebrarse en Copenhague en diciembre. Esta 15a Conferencia de las Partes (COP15) probablemente será la última oportunidad para acordar un nuevo tratado climático global antes de 2012, cuando expirará el actual Protocolo de Kioto. Hay cuestiones espinosas e interrogantes a abordar –especialmente en lo relativo a REDD. Las cuestiones técnicas sobre REDD –como la forma de abordar las “fugas” o de monitorear la reducción de las emisiones – son difíciles, pero las de índole política lo son más. Un importante desafío será decidir cómo deben compartir los países ricos y pobres las responsabilidades y compromisos sobre REDD. Y por si fuera poco, la adaptación climática plantea sus propias interrogantes y preocupaciones y aquí nuevamente los bosques están en la mira.
Si bien en algunos sectores se especula que es improbable que en Copenhague se logre consenso respecto a las modalidades detalladas de los futuros mecanismos de mitigación y adaptación, existe esperanza sobre un acuerdo respecto a los principios fundamentales necesarios para avances reales y significativos en el período post 2012. La UICN cree que las soluciones basadas en la naturaleza como REDD y la adaptación basada en los ecosistemas pueden aportar bastante. Sin embargo, para ello es importante que:
• En lugar de centrarse exclusivamente en el carbono, las medidas de mitigación basadas en los bosques deben ser amplias e incluir la utilización sostenible de los recursos naturales, la conservación de la biodiversidad y medios de subsistencia locales seguros, además de los intereses de quienes dependen de los bosques (especialmente los derechos de los pueblos indígenas y las mujeres); y
• Las medidas de adaptación deben considerar las estrategias locales de adaptación climática y medios de subsistencia y basarse en un enfoque por ecosistemas (incorporación de estrategias locales y a nivel del paisaje que permitan a las personas y la naturaleza adaptarse al cambio climático).
La importancia de estos principios se ilustra en este número de arborvitae y esperamos que las pruebas y argumentos presentados contribuyan a centrar e informar el debate sobre la función de los bosques en el cambio climático.

Stewart Maginnis. Jefe del Programa de
conservación de bosques de la UICN