En los estados de Quintana Roo y Campeche el Consejo Civil ha venido trabajando durante los últimos ocho años colaborando con diversas organizaciones de productores rurales y ejidos.

En los primeros años  (2008-2009) con financiamiento del Banco HSBC, el trabajo se enfocó a desarrollar un programa que incluyó un conjunto de acciones de restauración forestal buscando enriquecer la selva con especies de valor comercial en 25,000 hectáreas con la participación de 18 comunidades.

En una segunda fase (2012) el  CCMSS se enfocó a trabajar con la REPSERAM, una organización regional de ejidos del municipio de José María Morelos en un amplio esfuerzo para la integración de los ordenamientos comunitarios del territorio. Además se trabajó con la Asociación Regional de Silvicultores de Calakmul para poner en marcha la Estrategia de Manejo de Acahuales (ERMA).

Finalmente en una tercer fase (2013 -2016) el trabajo del Consejo Civil en la región se ha orientado a fortalecer las capacidades institucionales, técnicas y financieras de las organizaciones locales y regionales en la construcción y consolidación de sus iniciativas productivas ligadas al uso del suelo. En este sentido se busca que las organizaciones hagan un aprovechamiento sustentable de sus recursos e integren cadenas de valor que les permitan acceder a mejores canales de comercialización.

Esta iniciativa busca establecer un círculo virtuoso en el que el uso sustentable de los recursos naturales permite a las personas mejorar sus condiciones de vida, al tiempo que la producción genera ingresos económicos que incentivan la conservación y el mejoramientos de los territorios y sus recursos.

Las estrategias de intervención:
Actualmente se operan dos estrategias: una dirigida a ejidos del municipio de José Ma. Morelos, Q. Roo para impulsar el manejo forestal comunitario y el aprovechamiento sustentable de la selva. La segunda estrategia esta encaminada a fortalecer iniciativas colectivas de manejo territorial  buscando que ellas controlen los eslabones de la cadena de valor de la miel, el carbón vegetal y la pimienta gorda.

1.- Estrategia de Impulso al Manejo Forestal Comunitario

Para promover un mejoramiento del entorno comunitario a través del manejo forestal, el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible desarrolló en 2016 un mecanismo financiero nombrado Plataforma Forestal
 
Este mecanismo fortalece las capacidades de ejidos propietarios de terreno forestales para el control y administración de sus recursos forestales. La Plataforma Forestal, en una primera fase es operada con ejidos del municipio de José María Morelos (Q.Roo), que cuentan con Programas de Manejo Forestal y que están interesados en avanzar en el control de la gestión forestal. 
 
La Plataforma Forestal cuenta con un fondo que aporta una proporción de los recursos económicos que permiten a los ejidos poner en marcha sus planes forestales ejidales. 
 
La participación de los ejidos en la Plataforma se da a través de una convocatoria abierta, en la que los ejidos presentan propuestas enmarcadas en siete componentes que financian actividades de mejora organizativa, administrativa, productiva y  comercial, y para la inclusión social y la participación activa. El fondo de la Plataforma es gobernado por un Comité Técnico que revisa los proyectos y autoriza las aportaciones a los ejidos.
2.- Impulso a iniciativas colectivas de manejo territorial en la Península de Yucatán
Con más de tres mil años en uso, la crianza de las abejas para la producción de miel y cera es una de las actividades económicas más importantes en el sector rural de la población maya: genera ingresos en una buena parte del año y ofrece fuentes de ocupación e integración familiar. Un apicultor promedio en la Península de Yucatán produce, en un año promedio, 900 kg de miel, que generan un ingreso anual, a su vez promedio, de 33 mil pesos[1], cantidad que puede ser equivalente al 100% del ingreso promedio anual de una familia campesina en Xmaben, Campeche (Torres, 2014[2]), por ejemplo.
 
La producción de miel multifloral es una respuesta a un paisaje diverso, caracterizado por mosaicos de diferentes coberturas vegetales y usos de suelo: la selva, los acahuales, las milpas, la agricultura comercial, son la base de un medio de producción que abona a la permanencia de las familias mayas en sus territorios ancestrales y al manejo integrado y sustentable de los recursos naturales.
 
El CCMSS, en el marco de su Programa de Apoyo a la Gestión Comunitaria del Territorio, trabaja con dos cooperativas de apicultores en José María Morelos, Q. Roo y Calakmul, Campeche, para promover que estas instituciones emerjan como alternativas de desarrollo social y económico de comunidades rurales en ambas regiones. 
 
Desde 2014, las cooperativas de apicultores “U Lool Che” y “USAEC” [3] han fortalecido un conjunto amplio de capacidades que les ha permitido:
Asociar 166 apicultores de 36 entidades agrarias, de ambos municipios
  • Acopiar y comercializar colectivamente 240 toneladas de miel silvestre
  • Generar una derrama económica regional de $ 9,944,000 por la comercialización de la miel
  • Administrar en 3 ciclos productivos, bajo estrictos mecanismos de transparencia y rendición de cuentas, fondos revolventes para el acopio de miel por un valor total de $646,500
  • Emprender la transición a la producción orgánica de miel, con la participación del 31% de los apicultores asociados
  • Manejar líneas de crédito con FINDECA por un monto anual de un millón de pesos
  • Operar mecanismos de crédito interno para fortalecer las capacidades de producción de los asociados, facilitando el acceso a insumos, herramientas y equipos que son pagados posteriormente con la miel.