ACERVO

Tag Archives: Acuerdo de Paris

¿Por qué le conviene al planeta que las comunidades rurales manejen sus bosques?

por-que-le-conviene-al-planeta-que-las-comunidades-rurales-manejen-sus-bosques










Sinopsis:

 

por-que-le-conviene-al-planeta-que-las-comunidades-rurales-manejen-sus-bosques

 

 

En todas las culturas, y en todas las épocas, los bosques han sido un recurso valioso. Su importancia local, nacional y recientemente global –adquirida en relación a acuerdos como el de París sobre el cambio climático–, ha detonado un nuevo paradigma sobre la posibilidad de hacer sustentables las economías forestales de todo el planeta.

Pero para llegar a este modelo –donde medioambiente, economía y sociedad mantienen una interdependencia benéfica–, es imprescindible reestructurar la manera en la que se gestiona el bosque. Por ejemplo: transfiriendo su control a las comunidades rurales que lo habitan. Como sugieren diversos especialistas del ámbito, las comunidades que han vivido por generaciones en estas zonas son las más competentes para cuidar de ellas. El incentivo fundamental para que éstas respondan al legado, no es sino la rentabilidad misma del bosque, que a la postre representa un recurso idóneo para mitigar el cambio climático.

Esta es precisamente la máxima que atendieron muchos países en sus planes de reducción de emisiones de carbono presentados en la COP 22, en Marrakech: la participación de la comunidad, misma que, por medio de un plan de manejo o una estrategia determinada, resguardará las áreas naturales, supervisará su conservación y restauración, y aprovechará una parte de sus recursos de manera sostenible.

La necesidad de implementar modelos de Manejo Forestal Comunitario no atiende únicamente una necesidad de carácter local, sino que, como se ha enfatizado en el Acuerdo de Paris y en la declaración de la COP 13 –y como claramente advierten diversos estudios–, se trata de un recurso esencial para combatir el cambio climático, sobre todo por su capacidad para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

A continuación te compartimos una serie de argumentos que sustentan la afirmación de que el Manejo Forestal Comunitario es una medida que implica beneficios significativos para el planeta.

Es una solución viable y efectiva para enfrentar el cambio climático

wikimedia commons

Un estudio realizado por el World Resources Institute advierte que la deforestación evitada por el manejo forestal comunitario en zonas como Brasil o Guatemala, “ha permitido mantener fuera de la atmósfera el equivalente en dióxido de carbono de lo que hubieran emitido mil millones de automóviles”. Mantener por debajo de los 2°C el aumento de la temperatura media mundial por medio de la reducción de gases invernadero es uno de los propósitos del reciente Acuerdo de París, que hace un llamado a los países para llegar a este objetivo por medio de proyectos ambientales conscientes.

El papel del incremento de los acervos de carbono en los bosques es otro tema fundamental para el Manejo Forestal Sostenible. Una medida que retoma su función y compromiso con la reducción de gases carbono, sobre todo por el trabajo que realizan las comunidades impulsando este proceso.

Propone otras maneras de hacer agricultura sin dañar el ambiente (agroforestería o agrosilvicultura)

agrosilvicultura

La agricultura ha sido el principal factor de deforestaciones a nivel mundial (y también uno de los contaminantes vía la emisión de gases). Cada vez son más las zonas boscosas que se talan para hacer uso del suelo con fines agrícolas comerciales, actividad que ha originado casi el 70 % de la deforestación en América Latina, según estudios. Sin embargo, el problema en sí no es la existencia de la agricultura, sino su mala o nula orientación rumbo a la sustentabilidad. Este es precisamente uno de los retos que enfrenta la agroforestería  o agrosilvicultura. Se trata de generar espacios “híbridos” en donde coexistan árboles, ganado y pastos o follaje en una misma unidad productiva, ya que además se ha comprobado que los árboles proveen a los suelos con la fertilidad necesaria para practicar la agricultura.

Combate la deforestación y degradación

arboles-laboratorio

Mediante planes especializados de control del bosque, comunidades rurales de todo el mundo han logrado frenar la degradación de sus áreas, generada a causa de incendios y plagas. Además, con la inclusión de estos grupos en los proyectos forestales, se ha logrado la recuperación de terrenos que fueron deforestados, un mayor cuidado de las zonas protegidas, un aprovechamiento de la tierra adecuado y la garantía del cuidado de la biodiversidad del bosque en sentido amplio.

Hace un énfasis en los derechos humanos

derechos-humanos-bosques

Como es de esperarse, el cambio climático también puede atentar contra los derechos humanos de todo el planeta. Ejemplo de ello son los riesgos a la salud, o la desaparición de tierras y medios naturales de subsistencia, tales como agua y alimentos. Un aspecto importante dentro de este punto, son las comunidades indígenas y locales. El Manejo Forestal Comunitario exige el reconocimiento de sus derechos a los recursos naturales de sus territorios que, a fin de cuentas, han erigido sus hogares durante siglos. Algunos de éstos implican el derecho a un medioambiente saludable, el derecho a la consulta previa, al consentimiento bien informado y a beneficiarse de los proyectos forestales.

Por todo esto, es de vital importancia que las comunidades más vulnerables puedan acceder a un uso y control legal de los recursos de los bosques, ejerciendo así su derecho al territorio, y que paralelamente funjan como grandes reguladores del cambio climático.

*Fotografía principal: Tri Saputro – Center for International Forestry Research

México y sus bosques se unen a una lucha histórica contra el cambio climático











Sinopsis:

bosque-800

La celeridad con la que ha entrado en vigor el Acuerdo de París anuncia una épica lucha que compromete a un centenar de países –incluido México– a efectuar estrategias prontas en contra del cambio climático.

El reciente acuerdo, que entró en vigor el pasado 4 de noviembre, demanda esfuerzos intensivos para cumplir una meta precisa: mantener por debajo de los 2°C el aumento de la temperatura media mundial. Por esto, a partir de 2020, y cada 5 años, los países estarán comprometidos a evaluar resultados y diseñar nuevas estrategias que reduzcan significativamente la emisión de gases contaminantes.

El Manejo Forestal Sostenible como aliado inmejorable

El Manejo Forestal Sostenible (o Comunitario) es considerada una gran alternativa por diversos especialistas para combatir el cambio climático, por viable, poco costosa y muy efectiva. Además, se trata de un recurso ya probado entre naciones que hoy mantienen bajos niveles de carbono (como es el caso de Chile, Brasil y Guatemala, que expusieron esta estrategia en su proyecto para ratificar el Acuerdo). Este implica legar a las comunidades que habitan las regiones boscosas la propiedad de dichas tierras, e implementar modelos de aprovechamiento de los recursos de sus bosques, pero a la vez garantizando su cuidado y control. Por esta vía Brasil, por ejemplo, ha casi triplicado las cifras a favor de la conservación y en contra de la deforestación en estos bosques.

Un Manejo Forestal Comunitario es una herramienta fundamental contra la deforestación provocada por el cambio de uso de suelo, la tala ilegal o factores naturales, mal manejados o contenidos, por ejemplo plagas. Impidiendo la deforestación, se disminuye la emisión de gases de invernadero, una premisa esencial en el combate contra el cambio climático.

Combatir el cambio climático mientras activas la economía comunitaria…

El Manejo Forestal Comunitario no se limita a cumplir objetivos ambientales. Además de la conservación de áreas forestales, genera un modelo económico que permite a las comunidades aprovechar los recursos de sus bosques y con ello elevar sustancialmente su calidad de vida.

Si bien en México existen ya más de 2,400 comunidades que manejan sus bosques, y cerca de mil empresas forestales comunitarias, las condiciones a favor de estos programas tendrían que reforzarse, sobretodo si se quiere aprovechar como instrumento para cumplir el compromiso adquirido en el Acuerdo de Paris.

¿Qué sigue?

La regulación excesiva, o mejor dicho indiscriminada, además de otras circunstancias –como el que buena parte de la madera que se utiliza en el país proviene de tala ilegal o es importada–, han sido hasta ahora enemigos del Manejo Forestal Comunitario. Estas son precisamente las trabas que el país tendrá que resolver para estar al nivel de los retos que se tienen por delante.

Por eso, el Acuerdo de París es una importantísima vía por la que México podrá hacerse en la lucha contra el cambio climático, aprovechando lo que en abundancia posee: su biodiversidad. Al parecer, en cuestiones generales, nuestra contribución presentada para el Acuerdo propone la Reforma Energética, persiguiendo una “reducción de hasta un 40% de sus emisiones de GEI y de la emisión de carbono negro para el año 2030 de manera condicionada”, según los financiamientos y la tecnología al alcance, pero también hace una mención por la búsqueda de una “deforestación cero” en la mayor parte de nuestros bosques.

Existe una máxima importante dentro del Acuerdo de París, y en general en los objetivos de la COP (Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático), y es la demanda por un cambio de pensamiento respecto a los nuevos modelos económicos generados que, entre otras cosas, apunten por la acción y la creación de capacidad entre los habitantes del planeta. El Manejo Forestal Comunitario es un recurso fundamental para cumplirlo.