ACERVO

Tag Archives: Deforestación

Impulsar el empoderamiento de las comunidades rurales, la mejor herramienta para detener la degradación y desertificación











Sinopsis:

Las principales causas de desertificación se asocian con la deforestación, la agricultura industrial de monocultivos y con un uso intensivo de pesticidas; además del cambio de uso del suelo y las prácticas de ganadería extensiva, señala la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Asimismo, la falta de planificación y ordenamiento territorial y el abandono de los conocimientos tradicionales para el uso y conservación de los recursos naturales propician la degradación de los suelos y aceleran la desertificación.

En el marco de la conmemoración del Día mundial de combate a la desertificación y la sequía, la FAO refiere que “tres cuartas partes de las personas en situación de pobreza basan sus medios de subsistencia en la agricultura u otras actividades rurales. Sin embargo, el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos relacionados con el cambio climático afecta a la productividad de la tierra y contribuye, en consecuencia, al fenómeno de la migración y abandono de las tierras.”

Por lo tanto, la propia FAO recomienda “la creación de condiciones que permitan a las poblaciones rurales, permanecer en sus hogares y tener medios de vida más resilientes, esto es un componente crucial para poder equilibrar el fenómeno migratorio frente a los efectos de la degradación de la tierra.”

En México la degradación de la cubierta vegetal, con grados que van de ligeros a extremos, asciende a 105 millones 799 mil de hectáreas, es decir, el 54 por ciento del territorio nacional. De estos, 39 millones de hectáreas (20% del territorio nacional) presentan degradación ligera; 7 millones 837 mil (4% del país) tienen degradación moderada; 52 millones 900 mil hectáreas (27% del país) con degradación severa y 5. Millones 878 mil hectáreas (3.0% del país) con degradación extrema.

Las comunidades y ejidos, con una alta proporción de población indígena, cuentan con la titularidad de la tierra, pero la carencia de instrumentos de política pública de fomento al desarrollo de capacidades para el manejo y aprovechamiento de sus recursos naturales, ha impedido su desarrollo y ha provocado deforestación y la degradación de los bosques, las selvas y los suelos.

Actualmente, hay muchas opciones tecnológicas y de conocimiento que pueden dar respuestas al problema de la degradación de los suelos y la desertificación, y reducir la vulnerabilidad de las comunidades ante estos fenómenos climáticos. Esto puede lograrse, según nos señala la FAO, “mediante una mejor integración de los sistemas de cultivo, de ganadería, de los bosques, y un uso más eficiente de recursos limitados como el agua y los nutrientes del suelo.”

No obstante, para tomar estas medidas en la escala pertinente y facilitar su adopción, es necesario que se tomen en cuenta las aportaciones y el conocimiento de las comunidades, así como contar con datos científicos sólidos.

Es urgente redoblar los esfuerzos en el diseño y ejecución de políticas públicas encaminadas al desarrollo de capacidades para el manejo integrado de los territorios, que permitan el emprendimiento de proyectos productivos sostenibles para la generación de ingresos a las comunidades rurales.

Asimismo, se requiere estimular los programas de restauración y regeneración de suelos, bosques y selvas degradadas. Está ampliamente demostrado que cuando las comunidades rurales y los pueblos indígenas cuentan con una gobernanza sólida, se detiene la deforestación, la pérdida de biodiversidad y la degradación de los suelos.

7 recomendaciones para frenar cuanto antes la deforestación en el mundo

deforestacion-mexico-michoacan-bosques










Sinopsis:

deforestacion-mexico-michoacan-bosques

Los bosques tienen un papel decisivo en la lucha contra el cambio climático. Su capacidad de capturar dióxido de carbono nos permitirá ganar el tiempo necesario hasta lograr disminuir radicalmente nuestros niveles de emisión de CO2 –que implica rediseñar las políticas y transformar infraestructura–. Pero para que esto ocurra, es imprescindible frenar la deforestación y restaurar los bosques del planeta.

Recientemente el diario británico The Guardian organizó un panel con especialistas para discutir las medidas más efectivas contra la deforestación. El grupo, conformado por diez expertos, llegó a una serie de conclusiones, entre las que destacan: el papel de las comunidades indígenas como los guardianes más eficientes de los bosques, incentivar el cuidado de la superficie forestal y renovar el paradigma que confronta a la conservación, con el desarrollo económico. Todas las anteriores son premisas que considera el manejo forestal comunitario, modelo promovido en México por el  Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible.

A continuación las recomendaciones:

 

1. Eliminar subsidios a formas de agricultura que dañan los bosques

Gobiernos alrededor del mundo coinciden en la urgencia de frenar la deforestación pero, a la par, incentivan su rentabilidad. Lo anterior mediante subsidios y otros apoyos a actividades agrícolas que implicarán la tala de áreas boscosas.

 

2. Invertir en las comunidades indígenas

La subsistencia e identidad cultural de grupos indígenas alrededor del mundo están íntimamente ligados a los bosques. Por esto, y como se ha demostrado reiteradamente, estos grupos son los más efectivos agentes de conservación de los territorios forestales. Rachel Biderman, Directora del World Resources Institute de Brasil, advierte que fortalecer a la población indígena que habita los bosques, es clave para frenar la deforestación.

 

3. Hablar sobre las causas de la deforestación

Poner en la mesa de discusión las causas, y posibles soluciones, ante la deforestación, tanto a nivel global como según las particularidades de cada región es, de acuerdo con Ian Gray, coordinador del Forest Investment Program, una de las medidas fundamentales. Tal vez sobre decir que en paralelo se tiene que tomar  acción, de forma expedita, ya que evidentemente el tiempo apremia.

 

4. Demostrar que la conservación de los bosques y el desarrollo económico no son excluyentes

Es imperativo cambiar el paradigma que erróneamente confronta estas dos actividades. La evidencia, tal como señala Per Pharo, quien dirige The Norwegian Climate and Forest Initiative, es que combinar la conservación, restauración y manejo sustentable de los bosques, con agricultura de alta productividad, genera mejores resultados en cuanto a productividad, beneficios medioambientales y justicia social. Como ejemplo, Pharo cita el caso brasileño que registró un crecimiento considerable de su producción agrícola y una notable reducción en sus índices de deforestación.

 

5. Presionar a las grandes compañía para adoptar cadenas sustentables de suministro

La presión de los consumidores, junto con la elaboración de políticas públicas, podría ayudar a que las grandes empresas y productores monitoreen de cerca su proceso de suministro y garanticen la sustentabilidad en la extracción de cada insumo o recurso que provenga de los bosques.

 

6. Actuar no solo a nivel local, también nacional 

En este punto Frances Seymour, del Center for Global Development, enfatiza en la necesidad de reconocer legalmente el derecho a la tierra de las comunidades indígenas y rurales, así como eliminar la sobrerregulación que con frecuencia entorpece las labores de estos grupos. Estos dos factores son enemigos comunes de la conservación y restauración de áreas forestales, sobretodo en el caso de países en desarrollo, mismo que ocupan buena parte de la superficie forestal del planeta – por ejemplo México o Brasil–.

 

7. Ofrecer incentivos (y vigilar su aplicación)

Otorgar estímulos financieros a países para aplicarlos en programas de protección y reforestación, es una medida que Per Pharo considera apropiada. Sin embargo, enfatiza en la necesidad de monitorear el ejercicio de estos recursos para garantizar que este modelo arroje mejores resultados.

Imagen: Google Earth, Michoacán, México.

Una figura necesaria para conservar los bosques: salvaguardas REDD+

salvaguardas REDD+ mexico










Sinopsis:

salvaguardas REDD+ mexico
 

Ya nadie tendría por qué dudar que los bosques del mundo tienen un papel fundamental en la lucha contra el cambio climático. Para confirmarlo basta saber que manejando sustentablemente los bosques y evitando su deforestación y degradación se podrían reducir cerca del 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global.

Frente a la deforestación y degradación de los bosques, que ha perjudicado también las formas de vida humana que dependen del campo y el bosque, los países reunidos en la COP 14 de 2008 acordaron las bases del mecanismo REDD+. Se trata de una estrategia integral que no sólo abarca planes y adopción de políticas para frenar la deforestación y degradación, también guía las medidas necesarias para lograr una efectiva conservación, un manejo sostenible de los bosques y un aumento significativo de reservas de carbono en los países menos desarrollados.

Por medio de REDD+ se ha logrado aprovechar la diversidad de recursos forestales, y en el caso especial de América Latina, contribuir paralelamente a promover procesos de restauración del bosque.

Para que dicho mecanismo funcionara en la práctica, durante la COP 16, celebrada en Cancún en 2010, se implementaron una serie de requisitos clave que no deben olvidarse a la hora de diseñar estrategias REDD+. Uno de los requisitos más importantes es la realización y monitoreo de salvaguardas ambientales y sociales. Estas corresponden a una serie de principios legales, inspirados en criterios socioambientales, para guiar el diseño e implementación de políticas, programas y otras acciones forestales en torno a REDD+.

Las salvaguardas ambientales y sociales pueden abarcar numerosos ámbitos, entre ellos la prevención de impactos negativos a los ecosistemas, el respeto de los derechos de comunidades locales y pueblos indígenas, la buena gobernanza y la sostenibilidad de las medidas adoptadas para reducir y evitar emisiones e incrementar los acervos de carbono.

Tres-silvicultores
 

A grandes rasgos, las salvaguardas acordadas para REDD+ durante la COP 16 son:

A. La complementariedad o compatibilidad de las medidas con los objetivos de los programas forestales nacionales y de las convenciones y los acuerdos internacionales sobre la materia;

B. La transparencia y eficacia de las estructuras de gobernanza forestal nacional, teniendo en cuenta la legislación y la soberanía nacionales;

C. El respeto de los conocimientos y los derechos de los pueblos indígenas y los miembros de las comunidades locales;

D. La participación plena y efectiva de los interesados, en particular los pueblos indígenas y las comunidades locales;

E. La compatibilidad de las medidas con la conservación de los bosques naturales y la diversidad biológica

F. La adopción de medidas para hacer frente a los riesgos de reversión

G. La adopción de medidas para reducir el desplazamiento de las emisiones hacia otros territorios o actividades (las llamadas ‘fugas’).

En las formas de diseñar y respetar las salvaguardas se encuentra la clave para tomar decisiones políticas y ambientales que dibujen el destino de los bosques y comunidades forestales de los países. Y solo entonces, podrán compartirse experiencias a nivel internacional sobre las formas en que operan las salvaguardas en cada territorio y sus logros para mejorarlas.

 

Beneficios

manejo forestal comunitario salvaguardas redd+ mexico
 

Derivado de la correcta implementación de las salvaguardas, se han podido obtener beneficios colaterales en la implementación de REDD+ que van más allá de la reducción de emisiones. Muchas de ellas tienen que ver con el desarrollo rural sostenible y la reducción de la pobreza. Justamente estos rubros se ven reflejados en el caso de México, con la Estrategia Nacional REDD+, o ENAREDD+.

La ENAREDD+, se ha enfocado desde su nacimiento en llevar a la práctica el equilibrio entre conservación y desarrollo, vía prácticas sostenibles. Asimismo, su ejecución se apoya en una serie de elementos que van desde la creación de políticas públicas y esquemas de financiamiento, hasta la implementación de la participación social y la adecuación de salvaguardas. Reconociendo las salvaguardas de los Acuerdos de Cancún, la Estrategia Nacional mexicana agregó otros elementos clave. Destaca la competitividad de las economías comunitarias forestales, el respeto de los derechos a la tierra, la transparencia, la sistematización del consentimiento libre, previo e informado, de las comunidades rurales e indígenas, entre otros.

Para monitorear el cumplimiento de dichas salvaguardas en México, se ha previsto la realización de un Sistema Nacional de Información de Salvaguardas (SIS), o bien un Sistema Nacional de Salvaguardas (SNS). Este debe garantizar no sólo su aplicación y adecuación al contexto mexicano, también la implementación de un mecanismo de resolución de conflictos que incluya las necesidades e intereses de las comunidades que habitan los bosques.

Uno de los retos de la ENAREDD+, en el caso de México, consiste en definir de manera clara y justa la forma de distribuir los beneficios derivados de los esfuerzos y acciones orientadas a evitar emisiones y a incrementar los acervos de carbono en los bosques, tomando en cuenta que una superficie muy considerable de los bosques mexicanos pertenece a comunidades y ejidos. Otro reto importante es adecuar el desarrollo de salvaguardas nacionales a las internacionales, proceso dentro del cual es fundamental una cuidadosa revisión de las necesidades de todos los involucrados.

 

*Imágenes: 1, 3 ) Creative Commons; 2) CCMSS

Manejo forestal comunitario en el Nevado de Toluca como parte fundamental de la estrategia de conservación del bosque











Sinopsis:

bosqueluz

El primero de octubre de 2016 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Plan de Manejo del Área de Conservación de Flora y Fauna Nevado de Toluca. El Plan de Manejo incluye un diagnóstico detallado de la situación de deterioro a la que lo han llevado ocho décadas de abandono y mal manejo del Parque Nacional. Como resultado de una política prohibicionista, sectorizada y carente de una visión integral del territorio, que no ha permitido a los ejidos y comunidades contar con programas de aprovechamiento basados en modelos silvícolas sustentables, hay extensas zonas plagadas con muérdago y descortezadores, además de tala clandestina, cambio de uso de suelo para agricultura, ganadería y asentamientos humanos desordenados, y otros impactos negativos.

El plan de manejo de la nueva Área de Protección de Flora y Fauna, busca abordar las causas de la deforestación mediante una propuesta integral que incluye la delimitación de zonas de protección, de uso restringido, de preservación, de recuperación, zonas de aprovechamiento para usos forestales y agropecuarios y zonas de uso público de turismo sustentable.

Reconoce también zonas de asentamientos humanos que existen en la región desde tiempos ancestrales y otras de origen más reciente. Todos estos usos de suelo ocurren actualmente, y el plan de manejo busca armonizarlos en una estrategia de sustentabilidad. Es importante aclarar que el Plan de Manejo del Parque establece zonas para diferentes actividades, pero no constituye en sí una autorización para el aprovechamiento de los recursos. Esta autorización debe provenir de un estudio y un plan de aprovechamiento específico que se elabora para cada caso, para cada ejido o comunidad y que debe basarse en estudios detallados de biodiversidad, tasas de crecimiento, tipos de suelo, pendientes, etc. Así como de la definición de un modelo silvícola apropiado que incluya las medidas de restauración, cuidado y vigilancia necesarias para preservar el bosque.

El Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS), así como otras instituciones civiles y académicas, han documentado y respaldado en todo el país iniciativas de manejo forestal comunitario como una estrategia fundamental para la conservación de los ecosistemas forestales. Más de 2,400 ejidos y comunidades llevan a cabo manejo forestal en el país, y cerca de mil cuentan con empresas forestales comunitarias.

Los Parques Nacionales y áreas protegidas deben contar con planes de manejo que permitan a las comunidades y ejidos el aprovechamiento forestal sustentable, por lo que la inclusión de esta categoría en varias sub zonas dentro del Plan del Nevado de Toluca parece un acierto.

La Unión de Ejidos Emiliano Zapata en la región de Amanalco, que incluye varios ejidos dentro del área del Nevado de Toluca, tiene cerca de 35 años llevando a cabo un aprovechamiento forestal basado en planes de manejo. La región manejada por los ejidos de esta Unión, donde se lleva a cabo aprovechamiento maderable, tiene actualmente una tasa de deforestación cero, es decir, en la zona bajo su manejo no existe deforestación, pese a que se extraen productos forestales maderables.

Esto se logra mediante la implementación de un modelo silvícola que incluye el conocimiento y observancia de la tasas de incremento de la masa forestal, la implementación de actividades de silvicultura, como podas y aclareos, además de la instrumentación de programas de manejo del fuego, control y combate de plagas, restauración de suelos, promoción del renuevo natural y respaldo con reforestación cuando es necesario, además de vigilancia y de promoción de actividades agrícolas sustentables, como la agricultura orgánica en las zonas aledañas al bosque.

El aprovechamiento forestal permite a las comunidades tener empleos e ingresos, y comprometerse con las actividades necesarias para la conservación a largo plazo del recurso forestal.

El manejo integrado de varios ejidos de la cuenca de Amanalco a manos de la Unión de Ejidos, ha permitido recuperar servicios ambientales fundamentales, como la infiltración de agua y recarga de los acuíferos, recuperación de suelos y reversión de procesos de erosión, e incremento de la biomasa y la captura de carbono en los bosques.

El Manejo Forestal Sustentable incluye acciones de conservación y protección de los altos valores de conservación, es decir: hábitat para la biodiversidad, zonas de provisión de agua, sitios de valor cultural, ecosistemas frágiles, etc., y se basa en programas autorizados y auditados por las autoridades forestales.

La re-categorización del Nevado de Toluca y la publicación de su plan de manejo es sólo el primer paso; hay mucho más que las instituciones tendrán que hacer para garantizar un manejo forestal sustentable:

1.     Probosque, que es la institución que aprueba los Planes de Manejo Forestal en el Estado de México, tendrá que analizar cada uno de los planes que le presenten los ejidos y comunidades a partir de la zonificación establecida en el Plan de Manejo del APFF, utilizando criterios científicos y aplicando las mejores prácticas conocidas.

2.     Conafor debe promover que se elaboren PMF de la mayor calidad, ya que tiene recursos para financiar su elaboración y puede apoyar a las comunidades para que fortalezcan sus capacidades técnicas, financieras, gerenciales y comerciales. Además, tiene la oportunidad de promover la certificación internacional de mejores prácticas, como FSC con la que actualmente cuentan varios de los ejidos de la región de Amanalco.

3.     Semarnat debe agilizar y optimizar sus procesos de autorización en todas las etapas del proceso forestal.

4.     Profepa debe centrarse en evitar la tala y el comercio ilegal, que le hace una competencia desleal a los ejidos y comunidades que cumplen con toda la normatividad y protegen los bosques.

Y las organizaciones de la sociedad civil pueden acompañar los procesos comunitarios para impulsar el uso de mejores prácticas, las certificaciones de buen manejo forestal y apoyar la inserción de las EFC en los mercados.

El Parque Nacional Cofre de Perote ya tiene programa de manejo











Sinopsis:

Foto: Eugenio Fernández VázquezEl Programa de Manejo del Parque Nacional Cofre de Perote fue publicado esta mañana en el Diario Oficial de la Federación. Se trata del documento que regirá las acciones de conservación y restauración de uno de los entornos naturales emblemáticos de Veracruz y más importantes del país, por su papel como proveedor de agua para 21 municipios, por albergar más de medio centenar de especies de flora y fauna en peligro de extinción, y por ser hogar de once comunidades que apoyan en su restauración y que dependen de sus recursos naturales.

Relegado por las instituciones, el Parque Nacional sufrió un devastador incendio en 1998 que arrasó tres mil hectáreas de bosque. Desde hace ya cinco años, el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible, con fondos de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Concesionaria de la Autopista Perote Xalapa (Copexa), ha emprendido un proyecto de educación ambiental y restauración. (más…)

Los grandes finqueros, responsables de la deforestación en el Amazonas











Sinopsis:

rondoniaLa deforestación del Amazonas brasileño en las últimas dos décadas tiene un claro responsable: los grandes finqueros, propietarios de más de 500 hectáreas de terreno en lo que es –o era– selva, según un artículo reciente publicado en la revista académica Proceedings of the National Academy of Sciences. Sin embargo, estos actores han cesado su embestida contra la Amazonía, y la deforestación en la región se ha reducido drásticamente en los últimos años.

(más…)

Open Foris: herramienta de monitoreo forestal colaborativa y gratuita











Sinopsis:

 

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) lanzó una nueva herramienta de monitoreo forestal, gratuita, comunal y que permite aprovechar un sinfín de información ya disponible en línea para mejorar los inventarios forestales. Open Foris, como se llama la herramienta, permite también articular información obtenida por diversos usuarios, diversas comunidades y distintas entidades, además de incluir opciones para hacer compatibles los datos recogidos con los requerimientos de distintas iniciativas internacionales.

(más…)

Comunidades oaxaqueñas muestran la complejidad de la deforestación

oaxaca deforestacion










Sinopsis:

oaxaca deforestacion
 Por Beatriz Zavariz

El conocimiento local de comunidades forestales en Oaxaca es fundamental para entender la complejidad de la deforestación y degradación en el estado. Comunidades forestales se reunieron los días 23 y 24 de agosto en Ixtlán, Oaxaca, para discutir las causas de deforestación en sus regiones. Mostraron que los factores que causan el cambio de uso de suelo no sólo vienen de la agricultura y la ganadería, sino que la deforestación es un proceso complejo causado, entre otros, por fuegos y plagas que se atienden tardíamente debido a sobrerregulaciones y problemas agrarios. El complementar la percepción local con información desde investigaciones académicas puede generar una base robusta para diseñar la estrategia para Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación REDD+ en el Estado de Oaxaca.

(más…)