ACERVO

Tag Archives: restauración

Las comunidades mixtecas rompen mitos y recuperan territorios degradados

comunidades mixtecas recuperan territorios degradados-Coixtlahuaca-degradacion-restauracion-bosques-mexico










Sinopsis:

comunidades mixtecas recuperan territorios degradados-Coixtlahuaca-degradacion-restauracion-bosques-mexico

En Coixtlahuaca, sacar agua de las piedras se ha vuelto una realidad. En un predio de 521 hectáreas –que presentaba severos problemas de degradación y que se pensaba, estaba condenado a ser un desierto–, el trabajo comunitario, las ganas de salir adelante y la silvicultura se han comprometido a regenerar la tierra y hacer crecer un pequeño bosque.

En esta zona, la más árida del noroeste de Oaxaca, se alcanzan temperaturas superiores a los 40 grados centígrados. Sus habitantes jamás se hubieran imaginado que sus esfuerzos por generar vida en ese lugar, donde sólo había piedras blancas y arena, iban a prosperar. Hoy en día y luego de varios años de trabajo de reforestación y actividades de retención de suelo, ya se puede apreciar el verdor de los árboles y una regeneración constante de su biodiversidad.

En San Juan Bautista Coixtlahuaca, las y los comuneros muestran orgullosos los resultados de sus trabajos de regeneración de las tierras degradadas. A la distancia se pueden apreciar los largos zurcos o “bordo-zanja” de arena blanca que construyeron y que permiten la acumulación de agua de forma natural durante la época de lluvias. Esa humedad retenida por los zurcos es la que permite que los pinos que se han sembrado crezcan y no se sequen.

 

Un desierto convertido en bosque

Rafael Juárez Lara, presidente del Comisariado de Bienes Comunales de Coixtlahuaca, relata que cuando era niño, en la escuela les mostraban en sus libros de texto cómo esta región de la Mixteca, particularmente la comunidad de Coixtlahuaca, sería un desierto en 50 años, “pero en estos años se han conocido estudios que demuestran que esta zona fue un bosque y también se han hallado incluso fósiles de especies como mamuts.”

De acuerdo con la historia de las comunidades de la región, la aridez de las tierras posiblemente se debió a una invasión de pueblos vecinos que pretendían dominar a la comunidad chocholteca-mixteca en Coixtlahuaca, y que terminaron quemando y arrasando todo. Otra versión, refiere Rafael, es que ante el crecimiento poblacional de esta ciudad –donde se estima pudieron habitar hasta 100 mil personas–, la siembra para asegurar la alimentación terminó con el bosque, hasta que los habitantes tuvieron que irse por falta de recursos naturales.

Sin importar el motivo que originó la degradación de estos suelos, todos los habitantes de la comunidad están empeñados en regenerar estas tierras. Desde hace 17 años emprendieron la misión de recuperar la zona de “suelos desnudos que no cuentan con vegetación y no pueden retener la humedad de las escasas lluvias que los mojan.”

Al explicar el proceso de restauración de la tierra, el presidente de comisariado detalla que “en el 2002 se comenzaron los trabajos de recuperación de suelos; en 2008 se sembraron más pinos y en 2014 continuamos con labores de reforestación. Ya hay plantas que han crecido de forma natural, provenientes de las semillas de los árboles que se plantaron en un inicio, donde las condiciones de mejoramiento de los suelos han permitido su reproducción”.

 

Comunidades que se organizan para recuperar sus bosques

comunidades restauracion tierras bosque mexico

Bernardo Serra Santiago, presidente de Bienes Comunales de Villa de Tamazulapan del Progreso, localidad vecina a Coixtlahuaca, apunta que para alcanzar estos resultados se requirió el trabajo conjunto de 30 comisariados de bienes comunales de la región: “nos organizarnos y se hizo el nombramiento de un comité de gestión para buscar cómo restaurar nuestra tierra. Este trabajo nos ha permitido integrarnos como comunidades, en cada localidad y con nuestras familias; los jóvenes y los niños también se han sumado a estos esfuerzos”. Incluso varias especies de árboles como el Pinus Oaxacana y Gregii y árboles endémicos como el “Ramón,” se abren paso entre las piedras calizas y ya conforman un bosque joven.

Luego de 17 años, advierte, “ahora podemos ver los beneficios de tener manchones verdes, en vez de una peña sin nada; teníamos suelos blancos y ahora ya se ven los árboles. En cinco años ya se verá tapada de verde toda la loma,” asegura.

Por su parte Rafael Juárez, resalta que las comunidades que luchan por recuperar sus bosques y se han sumado a las tareas de regeneración de suelos y reforestación son Santa Cruz Capulalpan, Santiago Tepetlapa, San Mateo Tlapiltepec, San Cristobal Suchixtlahuaca, Santa María Nativitas, Tamazulapan Villa del Progreso, Teopan, Santiago Tejopan, Tlacotepec, Yihuitlan, Concepción Buenavista, Santa Cruz Corunda, Tequixtepec, San Miguel Astatla y Tepelmeme, entre otras.

Los comisariados de la mixteca oaxaqueña coinciden en la importancia que ha tenido el tequio (trabajo comunitario no remunerado) para la reforestación: “al principio, con barreta y pala teníamos que venir a hacer las cepas para luego plantar; así vimos cómo se regeneraban los suelos, y al saber que había un pequeño apoyo para trabajar, las comunidades han puesto más interés, porque la tarea no es fácil, en este tipo de suelo, bastante duro, se sacan chispas a la hora de excavar”, asevera.

 

Los beneficios de una tierra sana

Todos los comuneros y habitantes de la región se suman a las tareas de reforestación: adultos mayores, mujeres, jóvenes y niños. Además, evitan que se introduzca el ganado en las áreas de recuperación para evitar que se dañen las plantas.

Bajo los parámetros de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), las 521 hectáreas regeneradas y reforestadas, ya son consideradas un bosque, con pinos que alcanzan hasta tres metros de altura, a los que se suman pequeños arboles endémicos de “Ramón”, arbustos y cactáceas. Adicionalmente, la CONAFOR refiere que como parte de la validación de un predio como bosque se requiere que exista biodiversidad, tales como aves y mamíferos. Todos esos requisitos los cumple esta área en proceso de recuperación: “hemos avistado aves, liebres, conejos. De hecho, en la zona más espesa del bosque desde hace dos años vive una familia de coyotes, gracias a estos trabajos de reforestación y conservación,” subraya Rafael Serra.

De igual forma, “este tipo de trabajos permite captar miles y miles de litros de agua que abastecen de manera natural los mantos freáticos y llegan a la comunidad, entonces recuperamos suelos, cambiamos la aridez y abastecemos los mantos friáticos.”

Satisfechos de mostrar sus avances, los comuneros de Coixtlahuaca comentan que su siguiente gestión será acudir a la Secretaría de Educación Pública para solicitar la adecuación de los libros de texto que refieren que la Mixteca es una zona desértica y completamente árida, porque ahora lo que se tiene son bosques.

 

*Fotografías: 1) Rotativo de Oaxaca; 2) old.nvinoticias; 3) mexico-impresiones.blogspot; 4) teveca.cat

Restaurar sus bosques traería ganancias millonarias para América Latina, según estudio

restaurar-sus-bosques-traeria-ganancias-millonarias-para-america-latina










Sinopsis:

restaurar-sus-bosques-traeria-ganancias-millonarias-para-america-latina
 

Los bosques proveen beneficios múltiples al ser humano. Son ecosistemas que no solo aportan una gran diversidad de especies al planeta; previenen la erosión de la tierra y combaten el cambio climático –con la retención carbono–, proporcionan alimento, medicinas y agua limpia.

En países cuyas áreas forestales están habitadas y son propiedad de comunidades que dependen directamente de sus recursos, los bosques son también un motor socioeconómico probadamente efectivo. Su aprovechamiento sustentable detona economías locales y comunitarias, además de acarrear beneficios en materia de identidad cultural, empoderamiento y gobernanza. Sin embargo, la pérdida de la productividad –o degradación– de estas tierras, hacen del bosque un territorio inaprovechable e inhóspito, que neutraliza gran parte de su potencial.

Pese a que se ha comprobado que la deforestación ha disminuido significativamente en América Latina en los últimos años, más del 20 por ciento de sus bosques y tierras agrícolas se encuentran degradadas. Así lo sugiere un nuevo estudio del World Resources Institute, que a la vez demuestra cómo es que devolver la vida a estos suelos podría generar ingresos netos de miles de millones de dólares.

La investigación encontró que la restauración de los paisajes –cuyo valor radica en mejorar la funcionalidad y calidad de los bosques– podría generar beneficios netos de hasta 23 mil millones de dólares en un período de 50 años. Lo anterior con base en cálculos que implicarían las ganancias de la productividad agrícola, de los productos maderables y no maderables, la valuación de las reservas de carbono, los ingresos por ecoturismo y los costos evitados por seguridad alimentaria.

 

Restaurar sus bosques traería ganancias millonarias para América Latina wri
 

El estudio también indica que el promedio de costos varía según la zona a restaurarse. Por ejemplo, se estima que las ganancias más altas provienen de la restauración de bosques tropicales y subtropicales ($1,700/ha), esto es, tierras húmedas particularmente afectadas por la degradación, mientras que las ganancias menores se preven en tierras secas ($600/ha), que generalmente presentan una degradación moderada.

Este nuevo estudio de WRI proporciona información concreta para agricultores, empresas comunitarias forestales e inversionistas. También pretende ser una ayuda loable para la iniciativa “20 x 20”, un plan que busca la restauración de 20 millones de hectáreas de tierras degradadas en América Latina y el Caribe para el 2020. En esta meta México se anotó con la restauración de 8.5 millones de hectáreas. De consolidarse esta meta, podría dar lugar al siguiente paso: el de implementar estrategias sostenibles para que las personas que se benefician directamente de estos bosques puedan seguir contribuyendo a la restauración y conservación de los paisajes forestales. Al mismo tiempo se aseguraría la rentabilidad de sus tierras.

La restauración es un tema que adquiere cada vez mayor relevancia a nivel internacional. Esto se debe a que es un recurso inefable para ponderar la economía del sector forestal, vía las prácticas sustentables que promueven la conservación de la biodiversidad, los derechos humanos y la mitigación del cambio climático.

En México los más grandes retos de la restauración se relacionan con las políticas públicas, que deben priorizar herramientas como el manejo forestal comunitario para combatir eficazmente la deforestación y degradación en el país. A fin de cuentas, las comunidades indígenas y locales han probado conocer las necesidades reales de los bosques mexicanos y tener la capacidad de resolverlas.

 

*Imagen principal: eldinamo.cl

El Parque Nacional Cofre de Perote ya tiene programa de manejo











Sinopsis:

Foto: Eugenio Fernández VázquezEl Programa de Manejo del Parque Nacional Cofre de Perote fue publicado esta mañana en el Diario Oficial de la Federación. Se trata del documento que regirá las acciones de conservación y restauración de uno de los entornos naturales emblemáticos de Veracruz y más importantes del país, por su papel como proveedor de agua para 21 municipios, por albergar más de medio centenar de especies de flora y fauna en peligro de extinción, y por ser hogar de once comunidades que apoyan en su restauración y que dependen de sus recursos naturales.

Relegado por las instituciones, el Parque Nacional sufrió un devastador incendio en 1998 que arrasó tres mil hectáreas de bosque. Desde hace ya cinco años, el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible, con fondos de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Concesionaria de la Autopista Perote Xalapa (Copexa), ha emprendido un proyecto de educación ambiental y restauración. (más…)