ACERVO

Tag Archives: servicios ambientales

Sobre la importancia del manejo forestal comunitario para garantizar el agua que todos necesitamos

importancia del manejo forestal comunitario para garantizar el agua-pago por servicios ambientales mexico










Sinopsis:

importancia del manejo forestal comunitario para garantizar el agua-pago por servicios ambientales mexico

El futuro del agua está mucho más relacionado a los bosques de lo que la mayoría pensamos. Los árboles, son íntimos promotores de una serie de beneficios relacionados a su conservación y mejoramiento. Al mismo tiempo, quienes habitan territorios forestales, poseen los conocimientos y capacidades para hacerla más perdurable.

En un planeta donde poco más del 97% del agua es salada –y por tanto el agua dulce representa un recurso limitado–, el  manejo adecuado de servicios ambientales hidrológicos es prioritario. Especialistas alrededor del mundo coinciden que, será el agua, particularmente su ciclo hidrológico, el más afectado por el cambio climático y el más inmediato. Incluso la UNESCO estima que para el año 2030, la población mundial crecerá a un número tal, que padecerá un déficit del 40% de agua. De manera que la conservación de este recurso –”el desafío del siglo”– debería comenzar a tomar importancia, especialmente en las estrategias para aprovecharla de forma sustentable.

Partiendo de este inquietud, resulta pertinente que los países reconozcan al bosque y a sus comunidades como una estrategia, no solo para retrasar los efectos del cambio climático, también para conservar en buen estado los acuíferos y las cuencas hidrológicas de las naciones.

En México, se han detectado 37 regiones hidrológicas en todo el territorio. 31 de ellas (84%) son consideradas Reservas Potenciales de Agua (RPA). Esto quiere decir que un 84% de los ecosistemas acuíferos mexicanos se consideran de alto valor, y por ello han sido destinados a reservas nacionales. Un aspecto sorprendente es que más de la mitad de ellas se encuentran en terrenos de propiedad social; territorios donde comunidades y ejidos han mejorado los servicios ambientales, y cuya presencia de estos últimos se considera clave para la alimentación, desarrollo y, a grandes rasgos, bienestar social de los pueblos indígenas y locales.

importancia del manejo forestal comunitario para garantizar el agua

Por todo esto, mejorar resultados en el manejo sostenible de las cuencas, ya no es cuestionable. Sin embargo, para lograrlo, se necesita alejarse cada vez más de esquemas prohibitivos en territorios de propiedad social. Diversos estudios sugieren que el buen manejo de estos paisajes está íntimamente relacionado a regulaciones más participativas y empáticas con las necesidades de las comunidades; con mecanismos que incentiven a los pueblos a procurar su entorno –por ejemplo, los pagos por servicios ambientales hidrológicos operados en la Cuenca Amanalco, donde se paga por un buen manejo del territorio, y no solo por el hecho de reforestar el paisaje– y con la creación de estrategias de conservación de paisajes completos –agricultura, ganadería y silvicultura comunitaria–.

La estrecha relación entre bosque, agua y manejo comunitario, se evidencia aún más cuando se habla  de beneficios ambientales específicos. Por ejemplo, filtración y provisión de agua en calidad, regulación de flujos pluviales que corren rápidamente aguas abajo, conservación de manantiales, reducción del riesgo de inundaciones, o regulación de la erosión del suelo. La presencia de estos servicios hidrológicos en el bosque, ha sido también sustancial para la generación de otro tipo de servicios, como son los de regulación (de clima, de aire y agua), suministro (de alimentos y agua potable) y culturales.

archivo ccmss- cuenca amanalco valle de bravo

Un buen manejo forestal sustentable permite construir un paisaje hidrológico saludable. Con abastecimiento de agua limpia y una tierra rica en nutrientes. Los ecosistemas hidrológicos son responsables de proporcionar agua a las comunidades, pero también a ciudades aledañas –como es el caso de la Cuenca Amanalco, que abastece más del 15% del agua que consume la Ciudad de México–. Y dado que la mayor cantidad de estás aguas no habitan en ríos y lagos sino en el subsuelo, los resultados de un bosque y suelo sano afectan directamente la calidad de estos servicios.

Hay que reconocer que a estas alturas, el fluir del agua ya no depende solo de causas naturales, sino de su buen manejo comunitario y sostenible.

*Fotografías: 1) Dominio Público; 2) globalcreativa – flickr / Creative Commons 3) Cuenca Amanalco, archivo CCMSS

Datos fundamentales de la propiedad social en México

atlas propiedad social en mexico










Sinopsis:

 

Mucho se ha dicho sobre la importancia que han tenido los bosques mexicanos para la conservación de su biodiversidad, una de las más ricas del planeta. Se sabe que poco más de la mitad del territorio corresponde a áreas forestales, y que de estas, el 80% se encuentra bajo un régimen de propiedad social. Estos datos evidencian una premisa expuesta en las agendas ambientales globales: los bosques son de quienes los cuidan y trabajan.

Numerosas investigaciones advierten una problemática que ocurre de manera frecuente, a propósito de esta sentencia. Y es que la tenencia de la tierra no encuentre un lugar en las métricas para generar regulaciones forestales. En México, la normatividad forestal es difusa con respecto a los derechos a la tierra y, por tanto, el aprovechamiento y buen manejo de los recursos naturales se vuelve un gran reto para las comunidades forestales. Los dueños de los bosques se enfrentan a regulaciones complicadas, pero también a programas inoportunos para generar desarrollo sustentable, que básicamente se apoyan del “no hacer” en el bosque.

La productividad, manejo y mejora de los recursos que provee el sector forestal ha sido desde siempre la labor de las comunidades indígenas y locales. De su labor colectiva se desprende el potencial que pueden o no tener los servicios ambientales. Lo anterior ha sido confirmado por diversos estudios. El más concreto es el Atlas de la propiedad social y servicios ambientales en México, realizado por el Registro Agrario Nacional (RAN), en colaboración con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA por sus siglas en inglés).

 

Este dinámico Atlas ofrece un panorama estadístico y visual sobre la importancia de la tierra como motor de desarrollo económico, y su impacto en la mejora de los servicios ambientales. Con el fin de ilustrarte cuantitativamente qué significa la propiedad social para un país forestal como México, compartimos en breve una lista derivadas del Atlas; 10 datos fundamentales sobre la importancia de la propiedad social en este país:

1. Siendo uno de los 15 países más extensos del Mundo, México cuenta con 26 millones de personas pertenecientes a la comunidad rural. Si esta población formara otro país, se encontraría entre las 50 más pobladas del planeta, lo que nos da una idea de la magnitud de las necesidades rurales que los recursos naturales deben cubrir.

2. La propiedad social se compone de diversos núcleos agrarios, y a su vez por dos regímenes importantes: el ejido y la comunidad. El hecho de que más de la mitad de la superficie mexicana se encuentre distribuida en unos 30,000 ejidos, hace de la tenencia de la tierra un  modelo único en el mundo.

3. Actualmente existen 29,441 ejidos y 2,344 comunidades en el territorio nacional (un 53 % de la superficie total del país, que bien podría formar un país de la extinción de Bolivia o Egipto).

4. Resulta interesante recordar que las zonas con más biodiversidad del mundo concentran el mayor número de lenguas indígenas. En México existen hablantes de 11 familias lingüísticas indoamericanas, de las cuales 10 se encuentran dentro de la propiedad social del país.

5. Existen 11,107 núcleos agrarios forestales a nivel nacional.

6. 124 de estos núcleos se consideran de alto potencial en cuanto a servicios ambientales refiere.

7. Este hecho demanda a la política pública, una capacitación, asesoría y financiamiento más comprometidos con la gestión de sus recursos.

8. La Península de Yucatán es la más fértil en cuanto a servicios ambientales en calidad “prioritaria” refiere (un 43% de la suma total de los NA). Dichos núcleos agrarios son considerados prácticamente forestales (91 % de ellos).

9. El manejo efectivo de los núcleos agrarios forestales, tiene gran impacto por su potencial para contribuir a la conservación de la biodiversidad, la retención y captura de carbono (asociado al cambio climático) y la regulación de condiciones hidrológicas en cuencas.

10. México es uno de los países más megadiversos del planeta con un territorio agropecuario también extenso. En este sentido, el manejo sustentable, las estrategias para el desarrollo rural y la conservación resultan de importancia crucial para su buen desarrollo.

 

Lee aquí el Atlas de la propiedad social completo. 

 

*Imágenes: 1) Atlas de la propiedad social en México; 2) Nacho Doce/Reuters

PRONUNCIAMIENTO PARA EXIGIR UN PROCESO DE CONSULTA DE LA LEY FORESTAL!

firma_pronunciamiento_leyforestal










Sinopsis:

 

Un grupo amplio de comunidades y organizaciones que trabajamos en torno al manejo sustentable de los bosques, y que participamos en instancias tales como el Consejo Nacional Forestal, varios Consejos Estatales Forestales, Comités de Recursos Naturales y Uniones Regionales estamos preocupados porque legisladores del Partido Verde y de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados pretenden aprobar en este periodo de sesiones una iniciativa de Ley Forestal que no resuelve los problemas que enfrentamos en el sector y que no incorpora ninguna de las propuestas que se han hecho por diversas organizaciones.

Quienes hacemos este pronunciamiento estamos solicitando que no se apruebe el actual borrador de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable y que se abra una discusión en la que participemos comunidades forestales, academia, organizaciones civiles y todos los interesados.

El martes 7 de febrero entregaremos a legisladores y funcionarios del sector el Pronunciamiento, nos daría mucho gusto contar con su respaldo en esta petición.

PRONUNCIAMIENTO

A los Legisladores del H. Congreso de la Unión

Al Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales

Al Director General de la Comisión Nacional Forestal – CONAFOR

Al Consejo Nacional Forestal y sus miembros

A los consejos estatales forestales

A la Comisión Nacional de los Derechos Humanos

A las Organizaciones Indígenas y Campesinas

A las Organizaciones de la Sociedad Civil

A la Opinión Pública en General

 

Un grupo amplio y plural de organizaciones indígenas, campesinas, de la sociedad civil; de académicos; técnicos y profesionales comprometidos con el desarrollo forestal sustentable y las comunidades forestales, expresamos nuestra preocupación por los contenidos y el procedimiento que se sigue en la H. Cámara de Diputados sobre la Iniciativa de una nueva Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, publicada en la Gaceta Parlamentaria el 20 de septiembre de 2016.

Al respecto señalamos que los ecosistemas forestales albergan una biodiversidad de incalculable valor y prestan servicios ambientales como la recarga de mantos acuíferos, que son estratégicos para la viabilidad de la agricultura, de las industrias y de las ciudades, además del valor estratégico que tienen estos ecosistemas en la lucha contra el cambio climático y en la adaptación al mismo. También destacamos que en las regiones forestales la actividad de silvicultura e industria forestal es el principal motor del desarrollo sustentable; que en ellas habita la mitad de la población rural de México; que son en su mayoría zonas con presencia indígena, con rezagos agudos en bienestar y padecen el crimen organizado y la pérdida de gobernabilidad.

Consideramos necesario reformar el marco jurídico vigente, que ha mostrado múltiples deficiencias y un margen extenso de mejora; sin embargo, esa reforma debe ser producto de un proceso amplio de discusión; de construcción incluyente, por las repercusiones económicas, sociales, ambientales y de derechos humanos que implica.

Cabe destacar que en la legislatura pasada fue generada una iniciativa de reforma integral a la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, producto de amplios análisis y propuestas llevadas a cabo por el Consejo Nacional Forestal (CONAF) y aprobadas por el mismo, así como procesada en diferentes foros, la cual no fue dictaminada.

El 20 de septiembre pasado el Partido Verde Ecologista de México presentó una nueva iniciativa que, de aprobarse, abrogaría la ley actual; esta iniciativa omite la gran mayoría de los aportes y consensos alcanzados en los trabajos y consultas mencionadas anteriormente; es decir, no es producto de un proceso amplio de participación y discusión.

Desde la fecha en que se presentó la Iniciativa no se ha realizado un solo foro público de discusión al respecto ni se ha proporcionado información sobre su proceso de dictamen, a pesar de solicitudes de diversas organizaciones y particularmente del Comité de Legislación del CONAF, que es el órgano establecido por la Ley como el espacio de consulta y participación especializado para conocer y opinar sobre proyectos de tan alta importancia.

Este Comité solicitó al pleno de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la H Cámara de Diputados (COMARNAT), el 27 de octubre de 2016, incorporar las propuestas aprobadas por el pleno del CONAF y abrir un proceso amplio y plural de discusión y concertación. A la fecha la Comisión no ha dado respuesta a las solicitudes ni ha integrado las propuestas del Comité del CONAF ni de las organizaciones de la sociedad al proyecto legislativo.

Consideramos que el dictamen de la iniciativa debe seguir un proceso amplio y participativo de discusión pública de su contenido, que permita a la sociedad en su conjunto opinar sobre la misma, particularmente en lo que se refiere a comunidades indígenas y campesinas dueñas y poseedoras de terrenos forestales por el riesgo de impactos negativos que pudiera ocasionarles.

En cuanto a los contenidos de la Iniciativa, identificamos cuatro problemas principales: a) un enfoque que deja de lado la prioridad del fomento al manejo forestal sustentable en manos de las comunidades; b) el riesgo de regresividad en materia de derechos de indígenas y campesinos relativos a los servicios ambientales; c) falta de alineación con las reformas constitucionales en materia de derechos humanos y otros procesos legislativos, como las iniciativas de ley en materia de aguas y biodiversidad y; d) ausencia de numerosos cambios propuestos por el CONAF y otros actores: mejora regulatoria; promoción de la legalidad y transparencia; promoción de la competitividad; arquitectura institucional; descentralización y mejora de los servicios técnicos, entre otros aspectos importantes. Sin estos elementos la reforma propuesta tiene escaso sentido y resulta contraproducente.

El pueblo de México ha perdido en buena parte la confianza en los legisladores y servidores públicos, precisamente por la frecuencia de este tipo de procesos poco incluyentes; la sociedad está indignada de que se legisle a sus espaldas y sin consultar ni pedir opinión a los sectores interesados y a los directamente afectados o que no sean tomadas en cuenta sus propuestas. El caso de la ley forestal no es aislado y este tratamiento se ha convertido en un patrón inaceptable que debe evitarse en beneficio de la restauración de una convivencia social y política debilitada y dañada, particularmente en una coyuntura de grandes riesgos frente al cambio de gobierno en los Estados Unidos.

Apelamos a la responsabilidad de los legisladores y de los servidores públicos del sector ambiental para no pasar por alto la necesidad de un proceso público e incluyente para reformar la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable y proponemos una convocatoria conjunta del H. Congreso de la Unión; el poder Ejecutivo y la sociedad civil organizada a este mismo proceso.

Atentamente

Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible, CCMSS; Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales, MOCAF; Reforestamos México; Centro Mexicano de derecho Ambiental, CEMDA; Unión Estatal de Silvicultores Comunitarios de Oaxaca, UESCO.

FIRMA EL PRONUNCIAMIENTO 

SI TE PARECE RAZONABLE SUSCRIBIR NUESTROS PLANTEAMIENTOS, ENVÍA TU SOLICITUD DE ADHESIÓN AL CORREO: gsuarez@ccmss.org.mx

PREFERENTEMENTE ANTES DEL LUNES 7 DE FEBRERO DE 2017

 

(Actualización al 10 de febrero de 2017)

Pagos por servicios ambientales en la Ciudad de México: insuficientes y mal comunicados











Sinopsis:

Ajusco, por Pulpolux con licencia Creative CommonsLa Ciudad de México, aunque desde el mapa parece una sola mancha gris, tiene una enorme superficie forestal y rural. Esta área, llamada “suelo de conservación”, es crucial para el bienestar de la urbe, porque regula los cauces de agua y evita inundaciones, porque provee de agua potable a quienes habitan el Distrito Federal y ofrece un espacio de recreación. Sin embargo, está permanentemente amenazada por el descuido de sus bosques y por los asentamientos irregulares. Hablamos con Lucía Almeida Leñero, del Laboratorio de Ecosistemas de Montaña de la Facultad de Ciencias de la UNAM, que dirigió una investigación sobre el tema que acaba de publicarse en la revista Land Use Policy.

(más…)