salvaguardas REDD+ mexico
 

Ya nadie tendría por qué dudar que los bosques del mundo tienen un papel fundamental en la lucha contra el cambio climático. Para confirmarlo basta saber que manejando sustentablemente los bosques y evitando su deforestación y degradación se podrían reducir cerca del 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global.

Frente a la deforestación y degradación de los bosques, que ha perjudicado también las formas de vida humana que dependen del campo y el bosque, los países reunidos en la COP 14 de 2008 acordaron las bases del mecanismo REDD+. Se trata de una estrategia integral que no sólo abarca planes y adopción de políticas para frenar la deforestación y degradación, también guía las medidas necesarias para lograr una efectiva conservación, un manejo sostenible de los bosques y un aumento significativo de reservas de carbono en los países menos desarrollados.

Por medio de REDD+ se ha logrado aprovechar la diversidad de recursos forestales, y en el caso especial de América Latina, contribuir paralelamente a promover procesos de restauración del bosque.

Para que dicho mecanismo funcionara en la práctica, durante la COP 16, celebrada en Cancún en 2010, se implementaron una serie de requisitos clave que no deben olvidarse a la hora de diseñar estrategias REDD+. Uno de los requisitos más importantes es la realización y monitoreo de salvaguardas ambientales y sociales. Estas corresponden a una serie de principios legales, inspirados en criterios socioambientales, para guiar el diseño e implementación de políticas, programas y otras acciones forestales en torno a REDD+.

Las salvaguardas ambientales y sociales pueden abarcar numerosos ámbitos, entre ellos la prevención de impactos negativos a los ecosistemas, el respeto de los derechos de comunidades locales y pueblos indígenas, la buena gobernanza y la sostenibilidad de las medidas adoptadas para reducir y evitar emisiones e incrementar los acervos de carbono.

Tres-silvicultores
 

A grandes rasgos, las salvaguardas acordadas para REDD+ durante la COP 16 son:

A. La complementariedad o compatibilidad de las medidas con los objetivos de los programas forestales nacionales y de las convenciones y los acuerdos internacionales sobre la materia;

B. La transparencia y eficacia de las estructuras de gobernanza forestal nacional, teniendo en cuenta la legislación y la soberanía nacionales;

C. El respeto de los conocimientos y los derechos de los pueblos indígenas y los miembros de las comunidades locales;

D. La participación plena y efectiva de los interesados, en particular los pueblos indígenas y las comunidades locales;

E. La compatibilidad de las medidas con la conservación de los bosques naturales y la diversidad biológica

F. La adopción de medidas para hacer frente a los riesgos de reversión

G. La adopción de medidas para reducir el desplazamiento de las emisiones hacia otros territorios o actividades (las llamadas ‘fugas’).

En las formas de diseñar y respetar las salvaguardas se encuentra la clave para tomar decisiones políticas y ambientales que dibujen el destino de los bosques y comunidades forestales de los países. Y solo entonces, podrán compartirse experiencias a nivel internacional sobre las formas en que operan las salvaguardas en cada territorio y sus logros para mejorarlas.

 

Beneficios

manejo forestal comunitario salvaguardas redd+ mexico
 

Derivado de la correcta implementación de las salvaguardas, se han podido obtener beneficios colaterales en la implementación de REDD+ que van más allá de la reducción de emisiones. Muchas de ellas tienen que ver con el desarrollo rural sostenible y la reducción de la pobreza. Justamente estos rubros se ven reflejados en el caso de México, con la Estrategia Nacional REDD+, o ENAREDD+.

La ENAREDD+, se ha enfocado desde su nacimiento en llevar a la práctica el equilibrio entre conservación y desarrollo, vía prácticas sostenibles. Asimismo, su ejecución se apoya en una serie de elementos que van desde la creación de políticas públicas y esquemas de financiamiento, hasta la implementación de la participación social y la adecuación de salvaguardas. Reconociendo las salvaguardas de los Acuerdos de Cancún, la Estrategia Nacional mexicana agregó otros elementos clave. Destaca la competitividad de las economías comunitarias forestales, el respeto de los derechos a la tierra, la transparencia, la sistematización del consentimiento libre, previo e informado, de las comunidades rurales e indígenas, entre otros.

Para monitorear el cumplimiento de dichas salvaguardas en México, se ha previsto la realización de un Sistema Nacional de Información de Salvaguardas (SIS), o bien un Sistema Nacional de Salvaguardas (SNS). Este debe garantizar no sólo su aplicación y adecuación al contexto mexicano, también la implementación de un mecanismo de resolución de conflictos que incluya las necesidades e intereses de las comunidades que habitan los bosques.

Uno de los retos de la ENAREDD+, en el caso de México, consiste en definir de manera clara y justa la forma de distribuir los beneficios derivados de los esfuerzos y acciones orientadas a evitar emisiones y a incrementar los acervos de carbono en los bosques, tomando en cuenta que una superficie muy considerable de los bosques mexicanos pertenece a comunidades y ejidos. Otro reto importante es adecuar el desarrollo de salvaguardas nacionales a las internacionales, proceso dentro del cual es fundamental una cuidadosa revisión de las necesidades de todos los involucrados.

 

*Imágenes: 1, 3 ) Creative Commons; 2) CCMSS