A vuelo de pájaro: Las condiciones de las comunidades con bosques templados en México BORRADOR

En México los bosques son definidos por la ley como recursos de común, y son los núcleos agrarios como tales, los responsables del aprovechamiento y manejo de los recursos forestales. Los núcleos agrarios y sus espacios de toma de decisión: las asambleas ejidales/comunales tienen un peso en la gestión forestal que no tienen para otro tipo de actividades o usos del suelo. De ahí que en términos de políticas públicas y de estrategias de desarrollo los ejidos y las comunidades agrarias son la contraparte necesaria y en el campo de la investigación sobre este tema, ellos constituyen también la unidad de análisis pertinente.
El manejo forestal comunitario en México ha mostrado ser una importante estrategia de desarrollo local. Como sucede en otros países del Sur los bosques son fuente de una variedad de bienes de consumo doméstico: madera, alimentos y medicinas, adicionalmente en los casos en los en que las comunidades han desarrollado empresas forestales, los activos forestales proveen empleos e ingresos. La producción maderable del país fue de 8 millones de m3 de madera en 2006, 80% de este volumen fue producido por comunidades. Los productos forestales no maderables contribuyen también al empleo e ingreso rurales. El turismo y la recepción de compensaciones por la provisión de servicios ambientales aparecen como nuevas alternativasvii. Las ganancias de las empresas forestales se invierten con mucha frecuencia en el desarrollo de la infraestructura y servicios urbanos de los pueblos forestales. Esta inversión tiene importancia especial en regiones que, como las forestales suelen ser de alta marginalidad.
Para consultar la versión definitiva de este trabajo, por favor ir a este link.
Autores: Leticia Merino Pérez y Ana Eugenia Martínez