Apicultura en la Península de Yucatán: vivir de la selva de forma sostenible

La apicultura de la Península de Yucatán: un acercamiento desde la ecología humana  /     María Ester Ayala

Documento en PDF de Maria Ester Ayala

Mientras que la silvicultura, la agricultura y la ganadería, pueden ser prácticas sostenibles, existen otras actividades que complementan y aprovechan el ecosistema; es el caso de la apicultura. El cultivo de abejas productoras de miel es tradicional en muchas zonas de México, y su producción, depende de que la selva se mantenga en buenas condiciones.

La agricultura y la ganadería a pequeña escala son esenciales en las zonas rurales, pero también hay que considerar que es esencial un plan de ordenamiento ecológico del territorio, que considere la conservación de la flora y fauna silvestres. El desmonte extendido del bosque ha provocado problemas muy graves a largo plazo, no solo para el área natural, también para las comunidades que viven en dichas zonas. En Yucatán, por ejemplo, la apicultura se sostiene a pesar de que la ganadería y agricultura poco planificadas la están poniendo en riesgo.

Yucatán, la región productora de miel más importante de México

apicultura-peninsula-yucatan-sostenible

Los productores de miel mayas saben que esta actividad tiene un estrecho vínculo con los ciclos naturales de su tierra y con la fauna, especialmente los árboles frutales. Además, las abejas son muy importantes para cumplir los ciclos ecológicos del ecosistema, a través de la polinización. En este sentido, la apicultura es una forma de contribuir al mantenimiento de los ciclos naturales.  

Yucatán es la región productora de miel más importante de México y la apicultura, la actividad económica más relevante para las comunidades rurales de la zona. Además, según la investigadora en ecología humana Esther Ayala Arcipreste, el 95% de la miel producida en la península está destinada al mercado internacional. Esto puede ser considerado una ventaja y, definitivamente, es indicador de productividad local, sin embargo, en algunos casos conlleva repercusiones negativas.

El mercado internacional está regido por dinámicas muy concretas, entre ellas la oferta y demanda y los estándares de calidad, que se relacionan con políticas que provienen de intereses privados y no de argumentos respaldados (en estudios sociales o científicos), que beneficien a los productores de todos los estratos existentes. Estos estándares pueden generar encarecimiento de algunos productos, lo que reduce su accesibilidad para ciertos mercados o pone en desventaja a algunos productores. Por otro lado, la demanda puede forzar las condiciones y exigir que se acelere la producción. En la otra cara de este asunto, se encuentran lo productores locales, especialmente las comunidades indígenas, que tienen procesos muy distintos.

Apicultura local y familiar

apicultura-peninsula-yucatan-sostenible

Los apicultores mayas, por ejemplo, organizan su producción de forma comunitaria y familiar. Además, procuran mantener sus técnicas lo más parecidas a las que conocen y han heredado culturalmente. Esta forma de hacer no se corresponde con las dinámicas mercantiles internacionales y las pone en riesgo. Hay que saber, también, que la miel se exporta no sólo en respuesta a una alta demanda, también porque en México se le consume poco y la que más se consume no es la miel producida en esquemas comunitarios; es industrializada y beneficia económicamente a privados.  

Este no es el único peligro al que se enfrentan la apicultura maya y de otras comunidades rurales. La deforestación que, en muchos casos, deviene de la necesidad de sobrevivir expandiendo las actividades agrícolas y, en otros, se liga con la explotación no sostenible del bosque, es uno de los problemas más graves. El cambio climático, ligado con huracanes y sequías, dañan a las abejas. Por último, para mediar entre las dinámicas económicas comunitarias y las mercantiles, existen terceros que comercializan la miel y los mayas salen perdiendo ingresos.

apicultura-peninsula-yucatan-sostenible

Esta dependencia al sistema económico y a los intermediarios se puede eliminar si, quienes comercian, son los mismos productores. Además, sus sistemas de producción son valiosos y hay que defenderlos, porque no sólo respaldan una tradición ancestral: también son sustentables y respetuosos con el entorno. Las comunidades son muy conscientes de que dependen de sus bosques y los protegen.  El consumo responsable adquiere aquí una dimensión muy amplia. Igualmente, el apoyo técnico para que los apicultores mayas puedan continuar con su producción tradicional, sin comprometer el bosque y tampoco sus formas de vida.

 Bibliografía:
*”La apicultura de la península de yucatán: un acercamiento desde la ecología humana”, María Esther ayala Arcipreste, Centro de investigación y estudios avanzados del IPN, México, Año 2001
*”La apicultura en la península de Yucatán. Actividad de subsistencia en un entorno globalizado”, Ricalde et al., Revista mexicana del Caribe, México, Año 2003.
*Imágenes: 1) Consuelo Pagaza para CCMSS; 2-4) SIPSE

También puede interesarte:


Deja un comentario