Cinco factores que determinan si la silvicultura comunitaria es posible

midiendoHace tiempo que se sabe que la silvicultura comunitaria es una herramienta muy eficaz para combatir la pobreza sin sacrificar la biodiversidad o, a la inversa, para conservar los bosques y selvas sin detener el desarrollo económico y social. Sin embargo, conseguir que las comunidades locales entren de lleno al manejo forestal, que desarrollen empresas comunitarias e inviertan en ellas y en el monte, no ha sido fácil. De ahí la enorme relevancia de un artículo recién publicado en Global Environmental Change, titulado Key factors which influence the success of community forestry in developing countries, explora los factores que determinan el éxito de la silvicultura comunitaria en los países en desarrollo.

Firmado por Jack Baynes, John Herbohn y Robert Fisher, de diversas universidades australianas, y por David. B. Bray, de la Universidad Internacional de Florida, en Estados Unidos, el artículo repasó años de investigaciones sobre la experiencia de México, Nepal y Filipinas con el manejo forestal comunitario. Después de esa revisión, los autores compararon sus conclusiones con las del enorme cuerpo de estudios realizados en el resto del mundo.

Sus conclusiones, en primer lugar, apuntan que la desigualdad socioecónomica y de género tienen un impacto muy negativo en la silvicultura comunitaria. Según los autores, genera conflictos internos en las comunidades y daña la cohesión interna, haciendo más difícil la acción colectiva para el manejo forestal.

Este punto está muy relacionado con un segundo factor que los autores detectaron, y que se refiere a la importancia de que haya estructuras e instituciones de gobernanza interna que permitan ordenar y emprender las actividades de manejo forestal. Si estas instituciones no son democráticas –lo que alimentaría la desigualdad– y equitativas en términos de liderazgos y derecho a participar en las decisiones comunitarias, entonces la acción colectiva se hará muy difícil.

SABER +

El CCMSS participa en día “Land for Life” convocada por la Convención para Combatir la Desertificación.

Un proyecto de Sekem para reverdeder el desiertoEl CCMSS participó en el Día de “Land for Life”, que se celebra en el marco de la XII Conferencia de las Partes de la Convención para Combatir la Desertificación de la Organización de las Naciones Unidas. El evento reunió en Ankara, Turquía a los ganadores actuales y previos del Premio “Land for Life”, que el Consejo Civil recibió en 2013. Además, como los países miembros de la Convención buscan plantearse como objetivo la neutralidad en la degradación de la tierra para el año 2030, se discutieron los caminos para lograr este objetivo.

El evento, que en español se llamaría “Suelo para la vida”, busca generar consciencia a nivel global sobre la urgencia de frenar la degradación de suelos y la pérdida de fertilidad, ya que cada año se degradan doce millones de hectáreas en todo el mundo. Cada año se entrega un premio a iniciativas que buscan frenar este fenómeno. En 2013, el Consejo Civil lo ganó por su trabajo construyendo capacidades a nivel local a través de la organización campesina para que sean ellos quienes gobiernen y conserven sus suelos.

SABER +

El CCMSS en el XIV Congreso Forestal Mundial

wfcEl Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible participó en el XIV Congreso Forestal Mundial organizado por la FAO en Durban, Sudáfrica del 7 al 11 de septiembre de 2015. Lucía Madrid, nuestra coordinadora regional, presentó ahí el proyecto de manejo integrado de paisajes que desarrollamos en la cuenca Amanalco-Valle de Bravo.

Este proyecto busca impulsar modelos de manejo comunitario de los territorios rurales a través de los cuales se alcancen objetivos múltiples tanto de conservación de los recursos naturales como de mejoramiento de los medios de vida campesinos, y con los que pueda armonizarse la producción agrícola, pecuaria y forestal con la provisión de servicios ambientales. El enfoque y la metodología de este proyecto forman parte de una tendencia mundial de observar los bosques como una delas partes de sistemas sociales y ecológicos complejos. El estudio de caso de este proyecto puede ser leído en el artículo publicado en el Congreso en la liga: https://foris.fao.org/wfc2015/api/file/5547a99815ae74130aee6933/contents/4e8f7c9f-e332-4ef9-8bc4-cf2b8621493c.pdf

SABER +

Del altépetl al paisaje: cinco siglos de manejo del territorio en México

velasco-interiorCada día cobra más fuerza el manejo integrado de paisajes, un enfoque que busca gestionar en forma integral los distintos usos de suelo que ocupan una geografía. Entre las mayores dificultades que ha enfrentado este esfuerzo están la de encontrar una definición adecuada de “paisaje” y la de saber qué es lo que se debe manejar y gestionar en él. En esta tesitura, desde la geografía cultural y la historia nos llega una enorme aportación: un nuevo artículo de Federico Fernández Christlieb que explora los orígenes del término en Holanda, España y México, y muestra cómo conjuga legalidad, sociedad y ecología.

Según la definición que ofrece el Foro Global de los Paisajes, una iniciativa del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), el manejo de paisajes implica “ver y gestionar los múltiples usos de suelo en una forma integrada, considerando tanto el ambiente natural como los sistemas humanos que dependen de él”. Su principal atribución está en que permite a los actores “identificar opciones de políticas públicas, de inversiones y de investigación” al integrar distintos sectores, facilitar las negociaciones entre distintos intereses, trabajar en distintos ecosistemas que conviven en una misma geografía o intervenir de tal forma que se beneficie a distintas poblaciones y sectores a un tiempo.

A pesar de que al menos eso se sabe, muchas cosas quedan en el aire. No está del todo claro, por ejemplo, dónde termina un paisaje -¿allende el bosque?, ¿dónde empieza el pueblo cercano?-, ni quiénes lo pueblan, sobre todo en un contexto con grandes flujos migratorios y una economía dependiente de las remesas. Por no haber, no hay ni siquiera un acuerdo sobre el término correcto para referirse a ese enfoque, y CIFOR reporta que una investigación compiló una lista de 78 términos diferentes que podrían querer decir “enfoque de paisajes”.

SABER +

Nota informativa 42: ¿Qué implica el Presupuesto Base Cero?

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público anunció el 30 de enero la intención de iniciar un proceso de revisión del gasto del gobierno federal para la elaboración de un Presupuesto de Egresos base cero. Esta iniciativa surgió como respuesta a la nueva situación económica que enfrenta México por la caída del precio del petróleo y los problemas de la economía mundial que se previeron para 2015 y 2016, así como el desmedido aumento en el gasto público que se dio en las últimas administraciones. En nuestra Nota Informativa 42, presentamos un análisis de los riesgos y oportunidades que este proceso implica para el sector forestal.

SABER +

El manejo del paisaje social: Boyer y Wakild revisitan el cardenismo

cardenas con cactoIncorporamos a nuestro acervo, y con ello ponemos por primera vez en línea en español, uno de los trabajos recientes más innovadores en historia ambiental y social mexicana, El manejo del paisaje social en los bosques posrevolucionarios. Una reinterpretación del cardenismo (la versión en inglés puede leerse aquí). En él, los historiadores Christopher Boyer y Emily Wakild echan una nueva luz sobre el gobierno de Lázaro Cárdenas y ayudan a explicar mejor el motor ideológico detrás de medidas tan aparentemente disímbolas como la instauración de los primeros parques nacionales del país y el reparto de tierras forestales para su aprovechamiento.

Boyer y Wakild encuentran que el impulso al reparto de tierras, por un lado, y el apoyo a Miguel Ángel de Quevedo y sus esquemas tan restrictivos de conservación, por el otro, en realidad no son contradictorios, sino dos caras del mismo esfuerzo. Según su interpretación, detrás de ambas medidas –y del menos publicitado impulso a las cooperativas forestales– había un proyecto coherente y consistente, un proyecto que ellos llaman “el manejo del paisaje social”.

SABER +