Bosques de clase mundial manejados por comunidades y ejidos mexicanos

bosque_selva

Por Gerardo Suárez

En el mundo, alrededor de 190 millones de hectáreas de bosque se encuentran certificadas bajo los requisitos del estándar internacional del Forest Stewardship Council (FSC) en manejo Forestal, de los cuales, casi un millón se encuentran en México y son gestionadas por empresas forestales comunitarias, destacó Sergio Madrid, director ejecutivo del Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS).

Durante su participación en el panel del evento: Viernes del FSC 2016, celebrado en la Ciudad de México, añadió que 125 empresas en el país también cuentan con la certificación de Cadena de Custodia, lo cual asegura que los insumos forestales que emplean en sus actividades productivas provienen de bosques gestionados de forma sustentable.

El especialista resaltó que estas certificaciones garantizan la oferta de tablas, polines, tableros, muebles, madera celulósica y en rollo de origen sustentable y legal, con lo cual “no hay pretexto para que el gobierno federal no cumpla con lo establecido en la Ley de adquisiciones, arrendamientos y servicios del sector público, que en su artículo 26 indica que las compras de productos de madera o recursos forestales deberán ser certificados en manejo forestal sustentable.”

Para dinamitar este modelo, que ha demostrado su efectividad en la reducción de la deforestación y generación de ingresos para los ejidos y comunidades es necesario de la participación y voluntad de los propios dueños de los bosques, las empresas y los consumidores, explicó Alfonso Argüelles, representante en México del FSC.

En relación con el estándar de manejo forestal que se certifica en el país, comentó que el FSC desarrolla lineamientos genéricos que dependiendo las características de cada nación se adecuan a esas condiciones, en el caso de México se hicieron mejoras que favorecieran su aplicabilidad luego de un largo proceso en el que participaron muchos actores de todo el sector forestal.

Éxitos palpables del FSC en México

En el Viernes del FSC en México 2016, Héctor Anguiano Cuara, coordinador de industria y certificación, de la Comunidad Indígena de Nuevo San Juan de Michoacán, platicó que su comunidad es un ejemplo de lo que el compromiso y la organización pueden lograr, ya que anteriormente la comunidad vendía a privados sus derechos de monte para que estos extrajeran los recursos forestales con su propia maquinaria y a su modo, sin embargo, de esa forma dejaban que se escapara una buena parte de los ingresos que genera la cosecha del bosque.

Cuando la comunidad ya estaba más organizada decidieron que ellos podían llevar a cabo la tarea de la extracción de los recursos forestales y de esta forma generar más empleos para los miembros de Nuevo San Juan.

Nuestros cinco ejes rectores, subrayó Héctor Anguiano, para “comenzar con la gestión de nuestro bosque fueron: detener y revertir el deterioro del bosque; aprovechar el recurso forestal en cumplimiento de la ley; defender la riqueza de nuestra comunidad; generar ingresos para los miembros de Nuevo San Juan; y generar empleos para evitar la migración de los pobladores.”

Para esta iniciativa recibieron el apoyo y respaldo de su principal cliente, la empresa Biopapel, dueña de la marca Scribe, quienes los dotaron del equipo necesario para el aprovechamiento forestal, gracias a la seriedad y compromiso que la comunidad siempre mostró.

Por su parte, Carlos Esparza, gerente forestal de Bio Pappel – Scribe, subrayó que Nuevo San Juan nunca les ha quedado mal y por ello, cuando les pidieron apoyo para la instauración de un aserradero y, más adelante, de un astillero, la compañía brindó el apoyo.

“Nuevo San Juan es una comunidad de origen indígena en la que se respeta a los adultos mayores y en la que nadie habla mal de los otros. Todos jalan parejo en las decisiones que se toman,” refirió Carlos Esparza.

El siguiente paso en esta relación de comunidad y empresa, fue la certificación del manejo forestal bajo los requisitos del FSC en 1999, con esto se logró una mejor eficiencia en los procesos de aprovechamiento del bosque, mayor competitividad de la empresa forestal comunitaria, transparencia en las operaciones e integración de la comunidad.

Nuevo San Juan fue una de las primeras empresas forestales comunitarias en certificarse y que han mantenido vigente su certificación al día de hoy.

De esta forma, “tenemos un proveedor muy confiable y garantizamos que los insumos provienen de fuentes sustentables y legales” detalló el gerente forestal de Scribe.

Joven al timón en el negocio de la madera

Senén Carmona, presidente del comisariado ejidal del Ejido Caobas, en Quintana Roo, es un joven que lleva las riendas del aprovechamiento forestal y la comercialización de la producción de su ejido y en 2014 lograron un contrato de 7 mil metros cúbicos de caoba que exportarán a España.

“Gracias a que contamos con la certificación en FSC, tanto las instituciones como las empresas nos ven con mayor respeto, saben que somos confiables,” enfatizó Senén en su participación en el panel del Viernes del FSC 2016.

Por la certificación y por cumplir con el pedido de 2014, este 2016 surtirán otro pedido a la misma compañía española de 36 mil metros cúbicos de madera. “vemos al FSC como un motor de desarrollo para la comunidad, porque nos permite eliminar intermediarios obtener mejores ingresos: teneos el timón del negocio en el ejido,” subrayó el presidente del comisariado ejidal de Caobas.

Concluyó que el siguiente objetivo de su ejido es la diversificación de su producción para incrementar sus oportunidades de mercado.


También puede interesarte:


Leave a Comment