Ejido Cruz de Ocote: “aquí podemos producir alimentos; nuestros familiares de la ciudad la tienen más difícil”

Emergencia sanitaria y Territorios

En la región de Chignahuapan, Puebla, que se caracteriza por su actividad ganadera y forestal, las industrias de procesamiento de la madera ya pararon sus actividades debido a la contingencia sanitaria y las comunidades y ejidos que proveen de madera a los aserraderos también ha reducido considerablemente sus actividades.

El Ejido Cruz de ocote, que se ubica en el municipio de Ixtacamaxtitlán, y que es vecino de Chignahuapan, ya detuvo sus actividades de manejo forestal.

Cruz de Ocote está certificado por su buen manejo forestal, desde hace más de 30 años se dedica a esta actividad. Cuenta con una certificación nacional de manejo forestal que acredita que cumple con todas las disposiciones legales y lleva a cabo prácticas de buen manejo, lo que garantiza la conservación del bosque y de los servicios ambientales que éste genera, entre ellos la provisión de agua para los pueblos vecinos, dedicados a la producción de alimentos.  

“Nuestros trabajaos de aprovechamiento forestal de la anualidad en curso del plan de manejo los terminamos en el mes de febrero. Hace dos meses concluimos el corte y arrastre, así que ya no tenemos actividad en el bosque,” señala Isabel Ojeda, presidenta del comisariado ejidal de Cruz de Ocote.

Explica que ahora están esperando a que se renueve su autorización de la siguiente anualidad y la emisión de remisiones y reembarques para mover la madera. Este proceso tarda aproximadamente mes y medio y quizá con la contingencia se lleve un poco más de tiempo.

“A mediados de mayo o junio ya veremos qué sigue, luego de que pase la contingencia sanitaria. En esas fechas veremos qué podemos hacer con respecto al trabajo del manejo forestal. No vale mucho la pena ahorita estar forzando estas cosas por el tema de la contingencia”, comenta la comisariada ejidal.

Zona de bosque de Cruz de Ocote para senderismo cerrada a visitantes por la contingencia sanitaria.

Con respecto a cómo van a afrontar las restricciones de las medidas de la Secretaría de Salud para evitar contagios del coronavirus, refiere Isabel Ojeda que “no tenemos aun un plan bien diseñado de cómo vamos a trabajar en próximos meses con la contingencia sanitaria, pero sin duda nos iremos adecuando con las recomendaciones de salud, por ejemplo, espaciar más a los trabajadores, monitorear el estado de salud de la gente, verificar que no tengan temperatura u otros síntomas y rotar turnos.”

Aunque Isabel Ojeda no ve afectaciones severas en la economía de las familias de su localidad, indica que algunas actividades se han tenido que suspender y se han aplicado medidas restrictivas en su predio.

“Teníamos una asamblea de pueblos vecinos el 29 de mayo y se tuvo que posponer para evitar que se juntara mucha gente, por el tema de la sana distancia. Además, como medida de prevención en el ejido y comunidades vecinas se tomó la decisión de no dejar pasar a las personas para prevenir posibles contagios. No es momento para el turismo ni para que se mueva la gente”, resalta.

Incluso la asamblea ejidal de Cruz de Ocote se pospuso hasta que pase la contingencia. Esto debido a que muchos ejidatarios no viven dentro del ejido y tienen que trasladarse de Chignahuapan y otros lugares y esto puede suponer un riesgo de contagio para todos. “Son más de 50 las personas que vienen de varios lados y mejor decidimos posponer esta reunión, si se presenta un tema urgente se notificará a los ejidatarios por otros medios.”

Con respecto a la afectación de la economía de las familias de Cruz de Ocote comparte que si bien los que vivimos aquí en el ejido no tenemos tanto problema, muchos de nuestros familiares que viven en la Ciudad de México y Chignahuapan ya dejaron de trabajar, ya cerraron sus negocios o los lugares en los que trabajan, y ellos sí la van a pasar un poco más difícil.”

Detalla que “nosotros en el campo podemos llevar nuestra vida un poco más relajada, porque no tenemos mucho problema de aglomeraciones de gente, nos podemos seguir dedicando a nuestras actividades agrícolas y de pastoreo de nuestros animales, porque son actividades que se hacen de forma individual o en familia. Por suerte podemos producir algunos alimentos y podemos seguir trabajando.”

Isabel Ojeda señala que, hasta la segunda semana de abril, “no tenemos conocimiento de que en Chignahuapan se estuviera tomando la temperatura a la gente o que se les negara el tránsito, pero en nuestro predio en el Ejido sí hemos establecido restricciones para que no entre gente ajena al ejido, ni a la cañada o al bosque.”

Sin embargo, refiere que en Chignahuapan sí hay carteles de información en los centros de salud y en los lugares en donde se reparten los apoyos de la Secretaría del Bienestar; ahí hay información sobre las medidas para que la gente se proteja contra el COVID-19.

Actividades de aprovechamiento forestal en Cruz de Ocote, Ixtacamaxtitlán, Puebla.

También puede interesarte: