La estrategia tayolchikawalis para luchar por la vida desde el hogar

Emergencia Sanitaria y territorios: Cuetzalan, Puebla

Aunque en estos momentos de emergencia sanitaria por el COVID-19 es muy importante continuar con las actividades productivas para garantizar el abasto alimentario, es más importante procurar la salud de la población. Esto lo tienen muy claro las socias y los socios de la Unión de Cooperativas Tosepan Titataniske, de la Sierra Norte de Puebla, una de las organizaciones campesinas comunitarias más sólidas del país. Por ello, desde inicios de marzo diseñaron y pusieron en operación la estrategia tayolchikawalis, que deriva de la palabra yolchikawalis, que significa la fuerza del corazón en náhuat.

Estamos en un contexto en el que muchas de esas comunidades han ido más allá de las medidas sanitarias de las autoridades de gobierno federal, estatal y local y han decidido cerrar por completo sus territorios para evitar contagios, porque la precaria infraestructura de servicios de salud no permitiría atender a su gente, lo que podría ocasionar verdaderas tragedias. Para evitar esta situación la Tosepan, como se le conoce, también organizó sus propias medidas para resgardar a sus integrantes tanto en lo sanitario como en lo económico.

Paulina Garrido, presidenta de la Tosepan, explica que “Yolchikawalis es uno de los valores del pueblo maseual, que nos han transmitido nuestras socias y socios fundadores para caminar durante 40 años, y creemos que éste es el momento de ejercer con mayor énfasis ese valor. Por lo que en estos momentos decidimos emprender una Iniciativa con el nombre de Tayolchikawalis, porque en náhuat, esta palabra significa la acción de reforzar y fortalecer nuestros corazones entre todas y todos.”

Como parte de esta iniciativa se desprenden una serie de medidas para prevenir infecciones y procurar la salud, como respetar las disposiciones sanitarias que han emitido las instituciones del gobierno; consumir alimentos sanos que produce nuestra tierra, como maíz, frijoles, quelites, frutas; no consumir alimentos chatarras, como los refrescos y los productos altamente procesados; no permitir que el miedo invada nuestra vida y domine nuestras acciones; construir la seguridad en nuestras familias y comunidades, desde la solidaridad, la confianza y el amor.

Paulina Garrido explica que “el yolchikawalis, es decir, el tener un corazón fuerte, proviene de lo que comemos, de lo que nos alimentamos, de la forma en cómo lo obtenemos de nuestra madre tierra. Las prácticas comunitarias también son parte del yolchikawalis, porque el fortalecimiento del corazón significa fortalecer también a las personas que pasan por una situación de desgracia.”

Añade que “para nosotros la palabra Tayolchikawalis implica fortalecer nuestro corazón en muchos sentidos, en nuestros cuerpos y espíritus. Implica también la fortaleza de trabajar y luchar por la vida en comunidad y este es momento de luchar por la vida desde el hogar y con largo aliento.”

 Vídeo en idioma náhuatl sobre la Iniciativa Tayolchikawalis, de Tosepan Titataniske.

Añade que “para nosotros la palabra Tayolchikawalis implica fortalecer nuestro corazón en muchos sentidos, en nuestros cuerpos y espíritus. Implica también la fortaleza de trabajar y luchar por la vida en comunidad y este es momento de luchar por la vida desde el hogar y con largo aliento.”

Reactivación productiva

La contingencia sanitaria también ha propiciado que sus actividades productivas se vean mermadas, algunas de las 9 cooperativas que integran la Unión de Cooperativas Tosepan han parado por completo sus actividades, entre ellas la de servicios turísticos. Sin embargo, los socios siguen trabajando, no en atención al público, pero sí en actividades de mantenimiento de sus instalaciones con las medidas sanitarias adecuadas, explica Paulina Garrido.

Imagen de la campaña de promoción de la salud frente al COVID-19, de Tosepan.

La presidenta de la Tosepan plantea que el reto será “lograr que siga habiendo empleo en la región, porque de esa manera podemos contrarrestar esta situación de contingencia. Siempre hemos fomentado mucho la economía local, que los trabajos se puedan realizar a nivel local y por la gente que habita estos territorios.”

Como Unión de cooperativas están buscando alianzas para sortear la emergencia sanitaria en términos de salud y en lo productivo. Detalla que “al interior del municipio hemos buscado a las autoridades para gestionar alianzas para dinamizar la economía, generar empleo y así sortear esta situación de estancamiento económico.”

“Por experiencia propia, los socios fundadores, dicen que en tiempos de crisis algo que ayudó mucho es la generación de empleo en la región, a través de la construcción, de obras, de caminos; eso ha ayudado en otros momentos y puede ser una de las líneas de acción para la región,” asegura.

Con respecto a sus cooperativas de acopio y transformación de productos primarios como café y pimienta, comparte que “lo que vislumbramos es que haya mayor producción, pero el problema es la comercialización, aunque ya se tienen compromisos de venta con los clientes, es muy probable que se retrasen esos acuerdos.”

Resalta que es urgente que volteemos a trabajar los campos y las parcelas; “sembrar nuestros propios alimentos, es una tarea que siempre ha impulsado la organización, para lograr que la gente tenga soberanía alimentaria en el marco de un entorno sano. Es muy oportuno platicar y trabajar en esto, porque la gente está más sensible con este tema de la contingencia sanitaria y deseosa de trabajar en su propia alimentación sana.”


También puede interesarte: