Llegan los productos herbolarios de la Cooperativa Tosepan Pajti a Tienda UNAM, a través de la Iniciativa Obio

La Cooperativa Tosepan Pajti surgió en 2009, como parte de la Unión de Cooperativas Tosepan Titataniske (Unidos Venceremos en náhuatl), que agrupa a miles de familias de la Sierra Norte de Puebla. La Tosepan, como se le conoce, es resultado de la organización, en los años setenta, de las familias campesinas para luchar contra el desabasto y los precios abusivos de los productos básicos para la alimentación. A partir de esta lucha, la Tosepan ha establecido diversas cooperativas encaminadas a brindar una vida digna para la población local y a hacer un manejo sostenible de sus recursos naturales.

Romualdo Zamora, presidente de la Cooperativa Tosepan Pajti (Salud para todos), comenta que “las y los socios contaban ya con un seguro de vida, pero nos dimos cuenta de que el seguro de vida no era suficiente porque solo cubría las necesidades de la persona al final de su vida y no brindaba protección a las personas de forma preventiva. Entre los socios buscamos alternativas para brindar esa atención y al final la mejor opción que encontramos fue crear un sistema de salud para la prevención, no tanto para la atención”.

Actualmente, Tosepan Pajti trabaja con 80 comunidades en la región y 4000 socios afiliados, quienes pagan una prima para sostener el sistema: $70 pesos por año por persona o 120 pesos por año por familia. A través de este sistema se desarrolló una red de cinco farmacias; las personas asociadas tienen derecho a precios preferenciales en dichas farmacias, tienen derecho a recibir capacitaciones sobre el cultivo de plantas medicinales en sus traspatios y apoyo para la comercialización de dichas plantas para transformarlas en productos medicinales. También se les brindan visitas domiciliarias para seguimiento en temas de salud como alimentación, peso, talla. Esta cooperative tiene contratado de forma permanente a un medico; cuando un socio o socia requiere de sus servicios, no se les cobra la consulta.

En el esquema de esta cooperativa, cada familia nombra a un guardián o guardiana de la salud a quien se le brinda capacitación para velar por la salud de los demás miembros de la familia. Hay un equipo de promotoras de salud, cuyo salario viene directamente de la cooperativa y está conformados solo por mujeres que hablan náhuatl o totonaco.

Al tercer año de avanzar en este sistema, la cooperativa se empezó a enfocar en el rescate de la gastronomía de la región y del conocimiento en herbolaria medicinal.  De esta forma surgió la diversificación hacia el procesamiento y transformación de las plantas a jarabes, pomadas, cremas, cápsulas, tés, entre otros.

Este trabajo ha sido posible gracias a la determinación de las socias y socios de las diversas cooperativas Tosepan, quienes con recursos propios han invertido en numerosos proyectos. Romualdo comenta que les gustaría mucho documentar todo el rescate que han hecho de alimentos y herbolaria a través de videos pero no han podido consolidar aún el proyecto.

“Más gente debería usar estos productos y compartir este conocimiento, por eso queremos documentar todo esto”, comenta Don Romualdo.

Los productos de Tosepan Pajti han abierto mercado en la sierra norte de Puebla, los turistas han apoyado mucho en su difusión y comercialización, también mandan pedidos a la ciudad de Puebla, y ahora con la alianza con Tienda UNAM a través de la “Iniciativa Comercial Obio: productos y comunidades sustentables”, sus productos llegan a la Ciudad de México, donde esperan que más personas los adquieran y conozcan, a fin de contar con un mercado más amplio y estable.

“La miel es de los productos más conocidos que tenemos, la miel de esta región es muy especial y la usamos en varios remedios, cremas y cosméticos”, añade Don Romualdo.

La Tosepan es una cooperativa con una amplia visión y entre sus redes cuentan con la cooperativa hermana Tosepan Kali (que en náhuatl significa la casa de todos), que nació en el 2004 ofreciendo servicios de ecoturismo en Cuetzalán. Cuentan con nueva cabañas y un spa; ofrecen paquetes para conocer la gastronomía de la zona, así como recorridos a parcelas y a sus talleres donde se procesa la herbolaria en productos naturales medicinales.

“Manejamos varios paquetes, las personas pueden escoger qué tipo de recorrido quieren y si gustan pueden hasta comer con las familias de los socios para conocer más las bebidas y alimentos de la zona.”

Algunos de los retos que Romualdo identifica son el envejecimiento de la población y el descuido de años en la alimentación de la población de la región. “El consumo de alimentos industriales ha sido muy fuerte, tenemos el gran reto de cambiar el patrón de consumo, y de producir y de intercambiar productos sanos entre la población. Uno de mis sueños es que algún día podamos regresar a como vivíamos antes, cuando la gente producía lo que comía y casi no compraba nada, cuando no tenía algo lo intercambiaba y así era la forma de vida comunitaria.”

Otro reto es avanzar hacia la atención especializada de la población adulta. Sí hay casas de salud, sí hay hospitales pero no tienen el equipo adecuado. Romualdo comenta que cuando se acercaron al gobierno, no entendieron lo que la cooperativa quería hacer. “Nos acercamos al sector salud y nos preguntaron que por qué queríamos hacer lo que ellos hacían, nos vieron como bicho raro. Nunca entendieron que nuestro objetivo es la prevención y que solo queríamos complementarla con respaldo institucional.”

 Sobre las amenazas que han enfrentado, Romualdo comenta que han hecho muchos esfuerzos para defender y proteger sus territorios ya que se han otorgado varias concesiones mineras, también han querido instalar presas hidroeléctricas y tienen la amenaza de ser una zona con potencial para la extracción de hidrocarburos.

Los 44 años de existencia de la Unión Tosepan en la zona ha creado una consciencia de cooperativismo entre sus miembros y entre la población, lo que ha permitido la creación de otras cooperativas como Tosepan Titataniske  (Unidos Venceremos, la cual abastece de productos básicos); la Cooperativa Maseual Xicaualis para la marca Café Tosepan; la Tosepan Siuamej (Mujeres Unidas, para la autonomía económica de las mujeres); Tosepantomin (Dinero de Todos, para servicios financieros); Tosepan Tichanchiuaj (Juntos Construimos Nuestros Hogares, para viviendas familiares); Tosepan Ojtat Sentikitinij (Juntos Trabajamos el Bambú, para su transformación en muebles, artesanías y construcción); Escuela Tosepan Kalnemachtiloyan (Escuela de Todos);  Tosepan Limaxktum (Universo de todos, que opera una radio comunitaria).

El próximo reto para la Unión de Cooperativas Tosepan es transitar hacia el uso de energías limpias tanto en las viviendas como en sus múltiples proyectos. Ya están avanzando en la creación y organización de una nueva cooperativa que incluya la generación y uso de energías limpias y el tratamiento de aguas negras.

Para adquirir los productos de la Tosepan en la Ciudad de México, visitar Tienda UNAM, ir al pasillo de la Iniciativa Obio.
Para más información, consultar https://www.facebook.com/tosepan.pajti.58
Contacto para ventas es: [email protected]


También puede interesarte: