Nuevos embates al manejo forestal comunitario amenazan a guardianes de la Cuenca Amanalco-Valle de Bravo

  • La recategorización del Nevado de Toluca, la veda forestal y la suspensión de aprovechamiento forestal ponen en peligro el manejo forestal comunitario y dejan vulnerables los bosques a la entrada potencial de taladores clandestinos.
  • Ejidos y comunidades forestales siempre han tomado medidas para proteger a la mariposa monarca.
  • Llamamos a los distintos órganos de gobierno a facilitar el manejo forestal sustentable, mejorar las capacidades locales de control y vigilancia forestal y a la CONANP a revisar el Programa de Manejo del ANP y hacer efectiva la prohibición del uso de insecticidas y plaguicidas.

El Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible manifiesta un extrañamiento por las decisiones unilaterales de los poderes Ejecutivo y Legislativo al tomar decisiones sobre el manejo forestal comunitario sin discutirlo previamente con los ejidos y comunidades de la Cuenca Amanalco-Valle de Bravo, que desde hace años hacen un manejo integral de su territorio y cumplen escrupulosamente todos los requisitos de la normatividad forestal para mantener los bosques vivos.  

Durante los pasados meses, el manejo forestal comunitario en los bosques del Estado de México ha sido objeto de diversos embates por la falta de comprensión sobre los beneficios ambientales y sociales de esta actividad. Esto ha partido de un prejuicio y de una serie de mitos que consideran que el manejo forestal genera deforestación y tala clandestina. Nada más apartado de la realidad.

En mayo de este año, se emitió un exhorto al ejecutivo federal por parte de la Cámara de Diputados para que se haga una recategorización del Área Natural Protegida Nevado de Toluca, de tal manera que pase de Zona de Protección de Recursos Naturales, que permite el manejo forestal, a Parque Nacional, que lo prohíbe. Posteriormente, en agosto pasado, se emitió un exhorto por parte del Congreso Local al gobierno del Estado de México para establecer una veda forestal, igualmente bajo el supuesto de evitar deforestación y la tala ilegal. Aunado a esto, en días recientes, el Ejecutivo federal por la vía de la Semarnat, emitió de manera unilateral una suspensión temporal de las actividades de aprovechamiento forestal en núcleos agrarios de la cuenca alta Amanalco Valle de Bravo, con el supuesto de que las actividades del manejo forestal perturban la estancia de la mariposa monarca.

En los tres casos se observa un ataque a los núcleos agrarios que están haciendo de manera correcta el manejo del bosque, muchos de ellos con certificación de buen manejo forestal nacional o internacional. Una prohibición del manejo en el Nevado de Toluca, una veda forestal estatal o una suspensión de las actividades de aprovechamiento van a propiciar que los ejidos y comunidades que cuentan con programas de aprovechamiento planeados y autorizados por la misma Semarnat abandonen el bosque y con ello entren taladores clandestinos que seguirán sus actividades perniciosas con o sin veda forestal, con o sin prohibición.

En la parte alta de la Cuenca Amanalco-Valle de Bravo predomina el uso del suelo forestal, con un alto valor por los servicios ambientales que provee para la población local y regional, entre ellos la provisión de agua. La cuenca está integrada por 13 núcleos ejidales y 6 de bienes comunales, cuyos terrenos albergan la mayor riqueza forestal de la zona.

Ante la llegada de la emblemática mariposa monarca, desde el CCMSS queremos subrayar que los ejidos y comunidades aplican todos los años el protocolo comunitario para la conservación de la ruta de la monarca, que, entre otras medidas, incluye que los operadores forestales detengan todas las actividades cuando se encuentran con una colonia de mariposas en búsqueda de agua y néctar. Además, no se realiza extracción de madera en los sitios con árboles de descanso de las mariposas.

El manejo forestal comunitario proporciona beneficios económicos equitativos en las localidades, lo cual es importante en las dinámicas económicas rurales, considerando que la población ejidal es, en su mayoría, de la tercera edad y que una parte de estos beneficios se reinvierte en la conservación y mantenimiento de las mismas áreas forestales, por ejemplo en la prevención y atención de los incendios forestales,  reforestación,  limpias y manejo de suelo para promover la regeneración natural, así como el mejoramiento de caminos. Otra parte se reinvierte en obras sociales en beneficio a la población en general.

El manejo forestal comunitario es mucho más que extracción de madera; incluye actividades que promueven la conservación y la diversidad en el bosque. No es casual que en la cuenca Amanalco-Valle de Bravo la colonia de monarcas se haya incrementado junto con la superficie forestal, lo que indica que los bosques se encuentran sanos y vivos, y que su manejo ha permitido la conservación de una gran diversidad de flora y fauna, entre la que se incluyen la gallinita de monte, el gato montés e incluso el venado, además de una amplia gama de mamíferos, reptiles y aves característicos de los climas templados, especies consideradas indicadores biológicos de calidad del ecosistema.

Por otro lado, la mariposa monarca se mueve por el territorio en búsqueda de alimento, agua y refugio, cruzando diferentes zonas y sistemas productivos, zonas urbanas, vías de comunicación, cultivos agrícolas y jardines domésticos. En todos los espacios del territorio, la monarca se encuentra con riesgos que le pueden ocasionar daños importantes o inclusive la muerte. En este sentido, hacemos un llamado a la CONANP para revisar el Programa de Manejo del ANP y hacer efectiva la prohibición del uso de insecticidas y plaguicidas, así como para procurar la reducción de emisiones contaminantes al aire y al agua, realizar programas de vialidad en aquellos sitios en donde se prevé paso excesivo de mariposa monarca, entre otras acciones para mejorar la calidad ambiental de toda la cuenca, además de los espacios forestales.

Resaltamos que el compromiso de los ejidos y comunidades es incrementar el cuidado con el que realiza las actividades de aprovechamiento, de modo que los trabajos forestales no interfieran con la ecología de la sobrevivencia de la mariposa en invierno. Por esa razón están implementando medidas como:

  • Horarios de trabajo que no corresponden a los horarios de actividad de la mariposa.
  • En caso de encontrarse con las mariposas en los traslados y en el uso de caminos las actividades se detienen momentáneamente hasta que éstas salen de la influencia del tránsito de los camiones.
  • Algunos ejidos, cuyos plazos para llevar a cabo el aprovechamiento aún son mayores, han decidido suspender han decidido suspender totalmente los procesos o trabajos en el bosque para evitar lo más posible la afectación a estos insectos.

Hacemos un llamado a detener los ataques al manejo forestal, facilitar el manejo legal y sustentable del bosque, fortalecer las capacidades comunitarias y mejorar las capacidades locales sobre control y vigilancia forestal.

Ante las decisiones unilaterales, exhortamos a las autoridades ambientales a intensificar el trabajo con los ejidos y comunidades para acompañar sus iniciativas de protocolos de conservación y monitoreo comunitario antes de la temporada de hibernación de la mariposa monarca, lo cual sería una medida preventiva y no reactiva. El manejo integrado del territorio lo hacemos todos.


También puede interesarte: