Para recuperar tejido social y detener deforestación, impulso al manejo forestal comunitario: Leticia Merino

La doctora Leticia Merino, socia fundadora del Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible, explica que si no atendemos la desigualdad tan grande que se vive en el país, no tendremos sostenibilidad como nación; y agrega que el manejo forestal comunitario es una opción viable para atender este desafío en las regiones forestales del país.

La especialista expone que México es un país eminentemente forestal, que por políticas públicas erróneas ha perdido una gran cantidad de sus recursos forestales. De hecho, puntualiza que “hasta la década de los 80 se desmontaron muchos bosques, pues hasta hubo una Comisión Nacional de Desmontes para orientar al país a una vocación agrícola”.

Asimismo, el gobierno concesionaba a privados la facultad del aprovechamiento de los bosques y se lo impedía a los legítimos dueños de los bosques, que son las comunidades y ejidos. Está política de concesiones generó enormes problemas de degradación y deforestación.

La también investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, refiere que “México es el primer país en el que se reconoce la propiedad colectiva de la tierra. Desde los 30 y 40 y, luego en los años 70, se dotó de tierras a las comunidades y ejidos, muchos de ellos forestales, puesto que el país cuenta con más de 138 millones de hectáreas de bosques y selvas. Sin embargo, estas comunidades no gozan de su pleno derecho para manejar y aprovechar sus recursos naturales”.

No obstante, subraya que “desde hace 30 años hay experiencias exitosas de manejo forestal comunitario, es decir que las propias comunidades se organizan para desarrollar proyectos de manejo y aprovechamiento de sus recursos forestales, para producir madera, o una enorme gama de productos forestales no maderables, como resinas, hojas de palma, hongos, plantas medicinales, alimentos, entre otros.

Multiplicar estas experiencias ha sido complicado debido a los limitados recursos que existen para el acompañamiento técnico,el desarrollo de capacidades y los recursos necesarios para la capitalización de sus empresas comunitarias”; sin embargo, hoy día operan varios cientos de empresas forestales comunitarias repartidas en todas las regiones forestales del país.

Recuperar tejido social y detener deforestacion manejo forestal comunitario sustentabilidad Mexico

Leticia Merino plantea que “los bosques comunitarios bien manejados son una oportunidad de captura de carbono, de provisión de servicios ambientales, de mitigación del cambio climático y reducción de la deforestación. Asimismo, los beneficios del control comunitario son una fuente de gobernabilidad y desarrollo. Esto contribuye a mejorar la seguridad con el fortalecimiento del tejido social a través de la generación de oportunidades de empleo para los jóvenes”.

Aunque existe un nivel de organización importante en el campo forestal mexicano, hay presiones sobre los bosques, como el cambio de uso de suelo para la ganadería extensiva, agricultura industrial, el desarrollo de complejos turísticos, la minería y el fracking; que sólo se pueden enfrentar cuando hay incentivos productivos y organización comunitaria. Asevera que “la presión disminuye sobre los recursos forestales donde hay actividad forestal comunitaria que genera economía”.

Lamenta que para algunos sectores en México la producción forestal comunitaria ha sido considerada como no viable y se ha preferido invertir en Pago por Servicios Ambientales: “se invierte más en reforestar sin dar ningún tipo de seguimiento, que en desarrollo de capacidades productivas”.

Por si fuera poco, “este gobierno desapareció la Gerencia de Silvicultura Comunitaria de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), cuando lo que se requiere son políticas públicas de impulso decidido al manejo forestal comunitario. Pasar de conservación pasiva a manejo sustentable comunitario”.

archivo ccmss- cuenca amanalco valle de bravo

En un contexto de modificaciones a la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, la doctora Merino sugiere que es necesario quitar el exceso de regulación que permea al sector forestal. Se debe desregular, pero paulatinamente y con un acompañamiento para el desarrollo de capacidades productivas, si no ocurrirá lo mismo que hace varias décadas cuando se optó por un modelo de aprovechamiento forestal muy laxo en el que avanzo la deforestación y tala ilegal.

Asimismo, detalla que se requiere una descentralización de la gestión forestal, porque es muy complicado para una dependencia, como la Conafor, que todas las gestiones se lleven a cabo en una sola ciudad. El Estado de México es la única entidad del país que lleva a cabo esa gestión otorgamiento de permisos de manejo y aprovechamiento de los recursos forestales. Se debe dar un proceso paulatino de soltar atribuciones, al tiempo de generar capacidades.

La doctora Leticia Merino concluye que “en donde hay conflictos hay deterioro del bosque. La violencia y crimen organizado debilitan el manejo y protección de los bosques. Se requiere un debate de país para ver a qué país aspiramos y qué camino debemos tomar”.


También puede interesarte:


Deja un comentario