Presenta CCMSS el sitio web Comunidades y Bosques en México, que sistematiza, ordena y hace pública la información relevante más reciente sobre manejo forestal comunitario

El sitio web Comunidades y Bosques en México es una iniciativa del Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible que reúne la información geoespacial y las bases de datos sobre los núcleos agrarios forestales, sus polígonos, permisos de aprovechamiento y certificaciones de manejo. Además, sistematiza la información sobre apoyos otorgados por CONAFOR en años recientes. Por primera vez, esa información está reunida en un solo lugar y puede consultarse de forma amigable.

En México hay 14 mil 341 ejidos y comunidades con al menos 200 hectáreas de bosques, selvas o matorrales en sus territorios; de ellos, 2310 (16.1%) cuentan con al menos una autorización de aprovechamiento forestal maderable. Esto convierte al país en un referente mundial del manejo comunitario de sus bosques y en pionero de este esquema de gestión y conservación de patrimonio natural, señaló el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible AC, en la presentación del Proyecto Comunidades y Bosques en México.

En el sitio web de Comunidades y Bosques en México se pueden consultar y descargar la base de datos de comunidades y ejidos con autorizaciones de aprovechamiento forestal maderable vigente, el listado de los núcleos agrarios con certificación de manejo forestal en el esquema de la NMX-143 y del Forest Stewardship Council; análisis de los subsidios al sector forestal en el periodo de 2010 a 2020; análisis sobre la cobertura forestal y la propiedad social del país y documentos sobre el manejo forestal comunitario en México. Por primera vez esta información se encuentra reunida y organizada en un solo lugar.

 “Este proyecto que recopila mapas, datos y cifras sobre los proyectos comunitarios de manejo y aprovechamiento forestal será de gran utilidad para visibilizar la importante labor de las comunidades. Esta información es útil para comunidades y ejidos, tomadores de decisiones, academia y sociedad en general. México es un país eminentemente forestal en el que, de manera preponderante, las comunidades y ejidos son quienes realizan las actividades de manejo y producción forestal. No obstante, es un sector con poca visibilidad y al que no se le da la justa importancia. Este proyecto busca revertir esta situación”, comentó Salvador Anta, especialista en silvicultura comunitaria e integrante del CCMSS.

Los emprendimientos productivos forestales permiten a los núcleos agrarios generar ingresos y fuentes de empleo para mejorar su nivel de vida, al tiempo de asegurar la conservación en el largo plazo de los ecosistemas forestales y de la biodiversidad que albergan.

“Emprender un proyecto comunitario de aprovechamiento forestal en México es un camino cuesta arriba, dadas las condiciones de las políticas públicas, los requerimientos administrativos, laborales, fiscales, financieros y ambientales. Es enorme la cantidad de condiciones que deben cumplir en los núcleos agrarios, que además enfrentan un escenario de carencia y, sin embargo, su gran labor está invisibilizada”, destacó Sergio Madrid, director ejecutivo del CCMSS.

Aunque las comunidades y pueblos indígenas de nuestro país han manejado y aprovechado los recursos naturales de sus territorios de forma ancestral, fue hasta finales de la década de los años 80 que recuperaron la soberanía para el aprovechamiento formal de sus recursos forestales, resultado de distintos movimientos campesinos que impulsaron la modificación al marcio legal para evitar que sus predios se siguieran concesionando a empresas privadas y paraestatales.

La superficie autorizada para el aprovechamiento forestal maderable a ejidos y comunidades es de 4.1 millones de hectáreas, que representa el 80 por ciento de la superficie total autorizada por la Semarnat a nivel nacional.

En su intervención, Lucía Madrid, coordinadora de operaciones estratégicas del Consejo Civil, resaltó que “las iniciativas comunitarias enfrentan una serie de retos para hacer exitosos estos proyectos productivos, entre ellos: a) desarrollar una sólida organización comunitaria para planear e implementar el manejo y para hacer una distribución equitativa de beneficios; b) implementar un aprovechamiento forestal con robustez técnica que lo haga sostenible en el largo plazo; c) invertir en infraestructura para la extracción y la industrialización, y d) comercializar en mercados cambiantes y complejos.  Todo esto en un escenario en el que las comunidades tienen una serie de carencias económicas y niveles de vulnerabilidad y marginalidad altos. Además, trabajan con escaso apoyo gubernamental, problemática que se ha acentuado en años recientes.”

Asimismo, resaltó que “las empresas forestales comunitarias deben competir en desventaja con la enorme cantidad de productos forestales de importación y los de origen ilegal.” “Por esa razón, este sitio busca visibilizar los esfuerzos de ejidos y comunidades que desarrollan iniciativas valiosas que generarán bienes públicos de importancia para toda la sociedad, como son: provisión de servicios ambientales, gobernanza territorial y desarrollo económico local.”


También puede interesarte: