Ser mujer en la presidencia del comisariado ejidal

Día Internacional de la Mujer

Beatriz Pedraza Marcos, del ejido San Jerónimo, en el municipio de Amanalco de Becerra, Estado de México, se convirtió en ejidataria hace ocho años, gracias a que su madre le cedió los derechos ejidales. Esto le permitió involucrarse de lleno en las actividades del ejido hasta convertirse, hace cinco meses, en la presidenta del comisariado ejidal.

“A través de la votación de la asamblea se me nombró presidenta del comisariado ejidal y afortunadamente tengo un buen apoyo de los compañeros en este cargo, que es de mucha responsabilidad. No puedo fallarles a los compañeros ni al ejido. Tenemos la responsabilidad de cuidar nuestros bosques y hacer un buen trabajo”, dice Beatriz.

El bosque es muy importante para este ejido, ya que es una de las principales fuentes de ingresos y de otros insumos como leña, alimentos, plantas y materiales. “Tenemos mucha riqueza forestal y ahora tengo la responsabilidad de que los trabajos del manejo del bosque se lleven a cabo de la mejor forma”, resalta Beatriz.

Beatriz Pedraza, presidenta del comisariado ejidal de San Jerónimo, Amanalco de Becerra , Estado de México.

Refiere que en las asambleas se toman todas las decisiones concernientes al ejido y todos los votos, ya sean de hombres o mujeres tienen el mismo valor. De los 140 ejidatarios que conforman la asamblea ejidal de San Jerónimo, 37 son mujeres.

Beatriz Pedraza comenta que “en el ejido ya no está tan fuerte el tema del machismo, y hay apertura para que las mujeres ocupemos estos cargos, como el de la presidencia del comisariado ejidal.”

Detalla que ha habido muchos cambios en las asambleas en el ejido en los últimos años. “Cuando yo era más chica y acompañaba a mi mamá a las asambleas, las mujeres no participaban, se intimidaban o las intimidaban los ejidatarios hombres, pero poco a poco se ha dado un proceso de apertura, porque estos tiempos requieren de esos cambios, de abrir la participación a otras personas, a las mujeres y a los jóvenes.”

Añade que se requieren de nuevas ideas y puntos de vista para dar continuidad a los proyectos del ejido, como el aprovechamiento forestal.

Comparte que, aunque siempre ha habido participación de las mujeres en el ejido, su labor era más invisibilizada, “como toda la junta ejidal estaba integrada por hombres, no se tomaba mucho en cuenta la opinión de las compañeras, pero desde hace un par de periodos se comenzaron a integrar las mujeres en los cargos del comisariado ejidal en San Jerónimo.”

De hecho, en los dos periodos previos del comisariado ejidal, el cargo de tesorera lo ocuparon mujeres y como se han dado buenos resultados, el ejido decidió en las votaciones de 2020 que una mujer ocupe la presidencia del comisariado ejidal.

La presidenta del comisariado ejidal de San Jerónimo plantea que “las mujeres tenemos que involucrarnos más en todas las actividades de la comunidad, tenemos las capacidades para desarrollar prácticamente cualquier trabajo como los hombres”.

“En mi caso, tengo muchas ideas y compromiso por aportar mi esfuerzo en mejorar las condiciones de vida en el ejido. Además del trabajo de aprovechamiento forestal, que es la principal fuente de ingresos del ejido, estamos realizando trabajo comunitario como la reactivación de los servicios de salud en la clínica del ejido en coordinación con el centro de salud de Amanalco. Además, estamos trabajando en la limpieza y rehabilitación de caminos,” explica con una sonrisa que se le nota en los ojos, porque la mascarilla le cubre la boca.

Beatriz Pedraza, además de ser la presidenta del comisariado ya trabajaba con un grupo de mujeres organizadas del ejido que realizan actividades de manejo del bosque como podas, limpias, aclareos, entre otras actividades.

Mujer Mazahua en una reforestación comunitaria.

Resalta que es complicado atender las actividades del comisariado ejidal y sus responsabilidades en casa; sin embargo, es una labor que le gusta y satisface. “Es una responsabilidad que adquirí con el respaldo de todos los compañeros y no les puedo fallar. Aunque es pesado, no es nada del otro mundo; hay días que aun en las noches tenemos que subir al bosque a apagar incendios, pero afortunadamente tengo el respaldo de mi familia. Me apoyan por ser mujer y asumir estos retos.” “A todas las mujeres me gustaría decirles que vivimos en tiempos en que debemos seguir avanzando en la igualdad de género, que tenemos que superar estos retos, no teman a nada y avancen a pesar de los obstáculos, las mujeres tenemos toda la capacidad y el derecho para ocupar puestos de liderazgo.”


También puede interesarte: