Somos los que defendemos las semillas que integran la milpa, el cafetal, el huerto y el monte

Pronunciamiento de la cuarta asamblea de la Red Mayense de Guardianes y Guardianas de Semillas

En un encuentro realizado en la comunidad de Benito Juárez, Tumbalá, Chiapas, los miembros de la Red Mayense de Guardianes y Guardianas de Semillas, de los pueblos Tzeltal, Tsotsil, Ch’ol y Maya Peninsular (integradas por 243 comunidades, 70 del estado de Chiapas y 173 de la Península), acompañados por integrantes del Instituto Mexicano por el Desarrollo Comunitario (IMDEC), la Coalición Indígena Migrante de Chiapas (CIMICH), la Misión de Guadalupe y Voces Mesoamericanas, con el objetivo de fortalecernos como Red, compartir nuestras miradas y nuestro caminar en la defensa de las semillas nativas, elaboramos este manifiesto.

Somos los que defendemos las semillas que integran la milpa, el cafetal, el huerto y el monte.

Nuestras semillas nativas están siendo amenazadas por megaproyectos como el mal llamado Tren maya, corredor transístmico, autopistas, granjas porcícolas y avícolas, los cuales son un plan de despojo del territorio para imponer modelos de urbanización de tránsito, el cual acelera la contaminación del suelo, agua y aire contribuyendo al cambio climático, sequias, plagas, huracanes, daños a la salud y una pérdida de la biodiversidad de la región.

Las leyes son realizadas desde fuera, sin la consideración de los pueblos con propios sistemas normativos, sus verdaderas problemáticas y necesidades.

Como pueblo indígena tenemos nuestras propias semillas, que nos dan vida y sustento, y son consideradas como sagradas. Su corazón y espíritu son parte de nosotros como hombres y mujeres de la tierra. Las empresas semilleras de transgénicos, como Monsanto-Bayer y Syngenta, tratan de imponernos semillas de muerte por medio de promesas falsas de rendimiento, nos han impuesto el uso de paquetes tecnológicos con semillas que requieren de agroquímicos que causan muerte a la humanidad y la tierra.

Las mujeres son fundamentales en la conservación de las semillas, ya que son ellas las que están presentes e involucradas en el proceso de la milpa, organizando el consumo de los alimentos, y son ellas las semillas de conocimiento y de lucha, que están siendo amenazadas por la falta de reconocimiento a sus derechos y la creciente violencia. De igual forma, hombres que defienden el territorio han muerto y otros han sido amenazados, perseguidos y encarcelados. Todo esto contribuye a una migración forzada de las comunidades al no encontrar otra opción y atenta contra nosotros, las personas, que somos semillas de vida.

La Red de Guardianes y Guardianas de semillas somos una forma de resistencia, lo que contribuye a la reproducción y rescate de semillas nativas, difusión e intercambio de saberes, tradiciones y sistemas normativos propios. La Red es un espacio para tejer y hermanar alianzas, retroalimentando saberes, organizándose como pueblos originarios.

Cuidamos nuestra Madre Tierra haciendo agroecología, lo que implica el manejo del suelo, incorporando semillas de diferentes ciclos, diversidad de cultivos, partiendo del modelo de milpa tradicional, utilización de técnicas naturales como microorganismos de montaña, violes y abonos agroecológicos. Las ceremonias nutren nuestro espíritu personal y comunitario reconectando con nuestros ancestros y a nuestra madre naturaleza, transmitiendo estos conocimientos a las nuevas generaciones, intercambiamos nuestras semillas nativas y festejamos este caminar.

Por todo lo anterior:

Exigimos el respeto a nuestras semillas, la vida, nuestras tradiciones y costumbres, nuestro derechos y autonomía como individuos y como pueblos originarios.

Exigimos un alto a la violencia.

Exigimos al gobierno respetar nuestras semillas y a los defensores del territorio.

Nosotros, como pueblos de mayas que fuimos creados del maíz, seguiremos resistiendo y construyendo el buen vivir con la sabiduría heredada de nuestras abuelas y abuelos, con la fuerza de nuestras semillas seguiremos viviendo, celebrando y compartiendo, nosotros, seguiremos siendo pueblos.

Red Mayense de Guardianes y Guardianas de Semillas

Febrero, 2020
Benito Juárez, Tumbalá, Chiapas.


También puede interesarte: